La carta del presunto asesino de Marta Calvo en que niega ser «un monstruo asesino de mujeres»

Su apiración en la vida es poder hacer feliz a su madre «en otra vida»

Marta Calvo y su asesino Jorge Palma
El asesino de Marta Calvo insiste en que su muerte fue un accidente | España Diario

El día que Jorge Ignacio P. J. se entregó como autor de la muerte de Marta Calvo, entregó una carta a la Guardia Civil tratando de expiar sus culpas, insistiendo en que el fallecimiento de la joven desaparecida fue «un accidente».

En dicha carta, escrita de su puño y letra, el presunto descuartizador de la valenciana de 25 años intenta presentarse como un hombre asustado que «se dejó llevar preso del pánico». Sin embargo, los detalles de la nota describen su personalidad y se ajustan más al perfil de un psicópata.

Antes de entregarse a la policía, Jorge tuvo 21 días para meditar y elaborar a conciencia la carta para no dejar pasar en alto ningún detalle. Aunque no se supiera aún sobre la existencia de otros casos, como su relación con la muerte de dos prostitutas en Valencia por circunstancias similares, el presunto homicida niega en esa nota que sea un «monstruo asesino de mujeres».

La carta, de la que ha tenido conocimiento ‘Levante-EMV’, está fechada el 13 de noviembredía en el que la madre del presunto asesino en serie tuvo contacto telefónico por última vez con su hijo antes de que éste desapareciera. La madrugada del 4 de diciembre, una vez preparada su estrategia de defensa, se entregó en el cuartel de la Guardia Civil de Carcaixent.

Según explica en su escrito, después de estar varias horas de fiesta con Marta en su casa de Manuel, la joven le dijo que se encontraba mal, por lo que se dio una ducha y se fue a dormir. Al día siguiente al despertarse, se dio cuenta de que la chica estaba muerta y pensó «en quitarse la vida junto a ella». La ausencia de empatía con la fallecida la podemos ver reflejada en esta carta, ya que la única referencia que hace hacia ella es diciendo: «Me caía muy bien». Este es un rasgo muy característico en los psicópatas. Además, hasta el final de la nota no pide «perdón a la madre de la chica».

En el escrito también explica a la perfección el motivo por el cual descuartizó el cadáver de Marta con dos serruchos: para poder sacarlo de la casa «sin llamar la atención» y luego arrojarlo en sendos contenedores de Alzira y Silla.

Jorge Ignacio Palma
El acusado mantiene una relación muy estrecha con su madre | EFE

La estrecha relación con su madre

También llama mucho la atención la relación tan estrecha que mantiene con su madre, tratando de exculparla en todo momento de haber tenido conocimiento de lo ocurrido y negando haberla llevado a la casa de Manuel el fin de semana en el que ésta acudió desde Mallorca para celebrar el cumpleaños de su hijo. De hecho, la mayor preocupación de Jorge es la «humillación» a la que puede exponer a su madre debido a sus acciones.

El presunto homicida deja claro en la carta que su madre es «lo más hermoso» que ha tenido y lamenta haberla defraudado. Afirma que «ojalá le hubiera hecho siempre caso» y parece buscar su aprobación, calificándose a sí mismo de «ignorante y estúpido», algo que no parece creíble viendo sus razonamientos.

Además, en el manuscrito podemos apreciar el lado creyente y religioso de Jorge Ignacio, al apelar a la «Justicia Divina». Lo cierto es que, a pesar de mostrarse en las redes como una persona sociable y deportista, la madre lo describe como «solitario e introvertido», y a quien le gusta leer libros sobre el más allá y la reencarnación. Estas patentes religiosas las podemos ver en el escrito cuando afirma que su aspiración es poder hacer feliz a su madre «en otra vida».

  • También puedes leer: La familia de Marta Calvo: «Solo queremos encontrar su cuerpo y llorar en silencio»
  • También puedes leer: Jorge intentó contratar los servicios de tres prostitutas tras descuartizar a Marta Calvo

Comentarios

envía el comentario