Mucho cuidado: Los 3 timos del coronavirus con los que debes estar alerta

Un nuevo peligro acecha en tiempos de coronavirus, las sectas 2.0

Pentagrama satánico en un lugar abandonado.
Mucho cuidado con los bulos. | Imagen de: Redes sociales.

Las crisis traen consigo nuevas ideas y proyectos, comentábamos en una noticia hace apenas dos días, pero, desafortunadamente, también estafas, engaños y manipulaciones cuyas víctimas son acechadas por medio de la red.

«Los cuatro jinetes del Apocalipsis. Las epidemias mundiales que estamos viviendo hoy prueban más que nunca que la profecía sobre el jinete del caballo pálido está cumpliéndose», este es el mensaje de bienvenida de la página de inicio de la web de los Testigos de Jehová, quienes en la citada se describen así: «Somos personas de distintas razas y culturas, presentes en más de 230 países y territorios. Se nos conoce por nuestra predicación, pero también ayudamos a la comunidad de muchas otras maneras».

Una organización que en España cuenta con alrededor de 110.000 miembros, tal como anuncia El Periódico, y que en sus redes sociales comparten mensajes como: «Las señales de los tiempos finales. Pestes, epidemias o enfermedades terribles».

350 sectas conocidas y en torno a 400.000 personas adheridas a este tipo de agrupaciones son los datos oficiales que recoge Luis Santamaría, miembro de la Red Iberoamericana del Estudio de las Sectas y exsacerdote, e informa El Periódico.

Santamaría lleva más de 20 años consagrado al estudio de este tipo de organizaciones, así como a impartir cursos a policías y profesores a cerca de dicha materia. «El miedo es el arma más poderosa para los grupos que llevan años pronosticando el fin del mundo», asevera este estudioso. «Ahora aprovechan esta pandemia para reforzar sus argumentos».

«Se presentan como el arca de Noé, solo dentro de ellos estás salvado»

Así lo explica y alerta Santamaría.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día, un movimiento que nació en Estados Unidos en el siglo XIX —que postula la segunda venida de Cristo y que en su web define la actual crisis por coronavirus como «un anticipo de lo que vendrá»—, cuenta con unos 16.000 fieles en nuestro país.

De acuerdo con las investigaciones llevadas a cabo por Santamaría, experto en la materia, dicho movimiento posee una red amplísima de asociaciones y organismos en el ámbito de la salud y la educación, tal como recoge El Periódico.

Otro apunte de Santamaría que conviene subrayar es la opinión que, según el experto, merece a dichos grupos la actual crisis mundial por coronavirus SARS-CoV-2 y los resultantes estados de alarma decretados en la mayoría de países.

«Las amenazas biológicas, sociales, políticas, financieras, ecológicas y naturales están creando una conciencia social psicótica que necesita de orden en medios del caos. La angustia y la desazón está ganando los corazones y están dejando abierta la puerta para el autoritarismo extremo donde las libertades individuales serán coartadas en nombre del orden general».

Con motivo de los hechos relatados, El Periódico contactó con la Iglesia Adventista de España —registrada como entidad religiosa del Ministerio de Justicia— cuyo presidente, Óscar López, reconoció que «dentro de la iglesia hay ciertos sectores que tienden al sensacionalismo. La segunda venida de Jesús forma parte del ADN adventista.

Respecto a algunos artículos de opinión presentes en la web de la Iglesia, López alega, respecto al conjunto vertido que «no es la mayoritaria ni la oficial de la iglesia» y que «lo último que piensa es en aprovechar el coronavirus, como dicen, sobre todo cuando están muriendo miles de personas, incluidos muchos adventistas.

»Esas interpretaciones conspiracionistas no afecten a nuestra gente más sensible, como nuestros jóvenes y la gente mayor. La crisis pasará y hasta que pase no queremos formar parte del problema, sino de la solución. 

En lo que respecta a los Testigos de Jehová, su portavoz en Madrid, Aníbal Torres, denuncia la actuación de aquellos expertos que «aprovechan el momento para señalar a nuestra confesión» y «nos acusan de estar frotándonos las manos ante una situación tan lamentable pensando que esto es el fin, es un insulto a la inteligencia y a la moral cristiana».

A lo anterior, Aníbal Torres añade: «El artículo de nuestra web tiene que ver con las señales del fin del sistema, no del planeta. Y no hemos inventado nada, está en la Biblia. El artículo de nuestra web tiene que ver con el capítulo 24 del evangelio según San Mateo sobre las señales del fin de las que habló Jesús. Una de ellas son las epidemias en general, pero ni Jesús ni nosotros hablamos del coronavirus».

La opinión de los expertos

José Miguel Cuevas es un psicólogo español y el precursor del primer servicio público de terapia para víctimas de sectas en España, en colaboración con el Ayuntamiento de Marbella, un servicio al que se dedica desde hace 17 años y donde atiende tanto a víctimas como a sus familiares. 

Respecto a la problemática actual, Cuevas lo tiene claro: «He tenido pacientes que llevaban tiempo fuera del grupo, pero ante catástrofes o crisis similares a esta, han vuelto a dudar: ¿y si lo que decían era verdad?», quien además advierte que «El abuso psicológico que emplean los líderes sectarios es muy invasivo». 

Los más temerosos del COVID-19 y quienes cuentan con algún contagiado en su familia, el grupo más vulnerable

Otro importantísimo dato, en esta ocasión de parte del doctor Cuevas, que conviene resaltar es que corrobora dicho dato con lo sucedido tras el 11-S en Nueva York y el 11-M en Madrid, momento en que cientos de creyentes y exadeptos de este tipo de sectas hallaron en estas organizaciones un «lugar seguro» en el que afrontar sus temores.

También señala un aumento el número de sus pacientes, quienes vieron agravada su salud mental tras la supuesta profecía Maya del Fin del Mundo en 2012.

Se cuelan en nuestros hogares, las sectas 2.0

Es el caso de Patricia Aguilar, relatado por su prima, Nelia Bru. Ambas jóvenes conocen de primera mano los mecanismos de estas organizaciones para captar adeptos. 'Si Mahoma no va a la montaña, la montaña irá a Mahoma', algo si no así muy parecido dice el dicho popular. 

Es lo que se conoce como sectas 2.0 y que en tiempos de crisis, coronavirus y confinamiento lanzan sus cañas al vasto océano de internet con sus respectivos cepos. 

Algunos de ustedes la recordarán. Su caso se abrió hueco en numerosos platós de televisión después de que su heróico padre, Alberto Aguilar, moviese, literalmente, cielo y tierra para encontrarla llegando incluso a viajar al Perú tras conocer que los últimos datos recabados por los investigadores la situaban allí.

Ella es Patricia Aguilar y fue captada con 16 años a través de la red por el que más tarde se convertiría en su gurú y padre de su hijo, Félix Steven Manrique, condenado a 20 años de prisión. Tras pasar un año y medio en la selva en condiciones infrahumanas, fu rescatada junto con el bebé.

«Esta gente está en todas partes y este es el momento perfecto para pescar, porque estamos todos confinados en casa y conectados a internet en busca de respuestas permanentemente», explica Noelia Bru, prima de Patricia.

En la misma línea, el grupo de Facebook 'Pronósticos de sismos y tsunamis nivel mundial', que cuenta con 554.923 seguidores, compartió estos días un video donde, supuestamente, ciudadanos chinos alertan a gritos desde los balcones de sus hogares: «Apocalipsis en Wuhan. Por la noche se escuchan gritos de personas al no poder salir de sus hogares por causa del coronavirus. Lo mismo puede pasar en sus países».

Alberto Varela, de la web Inner Mastery, un grupo que «funciona internamente como una secta, según cuentan sus exadeptos» según relata Luis Santamaría para El Periódico, escribe en su blog con letras grandes: «¡Coronavirus, te acepto. Sí, gracias, bienvenido!». En él, recomienda tomar ayahuasca, entre otros remedios naturales, con el objetivo de «protegernos físicamente y aumentar nuestra inmunidad» contra el COVID-19.

Noelia Bru, prima de Patricia, colabora con la asociación Redune, que ayuda a víctimas de sectas y a sus familiares. Para finalizar, subrayamos su mensaje de advertencia.

«No se confíen pensando que como la persona ya ha salido del grupo, todo está superado. Estos días, es recomendable estar muy pendientes de ellos y promover conversaciones y charlas que fomenten su pensamiento crítico y racional».


Comentarios

envía el comentario