«¿Les van a dejar morir?». El drama en las residencias de Madrid frente al coronavirus

Denuncia la falta de transparencia de los centros

Trabajadoras atendiendo a una anciana en una residencia
Preocupación por el contagio de coronavirus en residencias de personas mayores | EFE

Las familias confinadas que conviven con personas mayores deben seguir estrictamente las recomendaciones sanitarias, ya que la tercera edad representa un colectivo especialmente vulnerable en la crisis del coronavirus. No obstante, para aquellos que tienen a sus abuelos o abuelas en residencias de personas mayores la situación es bien distinta, ya que no pueden hacerse cargo de ellos o ir a visitarlos. La sensación es de impotencia.

‘Uppers’ recoge el sobrecogedor testimonio de Alfonso Gavilán, un hombre de 68 años que tiene a su madre ingresada en la residencia SolSalud de Collado Villalba. Debido a la avanzada edad de su madre Petra -99 años- Alfonso está especialmente preocupado por su salud, y más después de conocer que tanto un residente como un trabajador del centro dieron positivo en las pruebas del Covid-19.

La llamada que recibió fue como un jarro de agua fría. Alfonso recuerda con preocupación los casos de fallecimiento por coronavirus en las residencias de Tomelloso y Moratalaz, entre algunos ejemplos de cómo el contagio puede causar estragos en centros para personas mayores.«¿Qué puedes imaginar que está pasando en la nuestra?», explica.

Confinados en las habitaciones

La respuesta de la trabajadora que le atendió no le dejó más tranquilo. Asegura que a los residentes no les están haciendo el test y los tienen confinados en las habitaciones, aislados en cuanto empiezan a toser o les cuesta respirar. «¿No tienen derecho a un diagnóstico y a unos cuidados tengan la edad que tengan? ¿Así es como van a dejar morir a nuestros mayores?», declara para el citado medio.

Como en muchos otros casos, Alfonso denuncia la falta de transparencia de los centros de día y residencias, dejándolos con la sensación de que «el desamparo es absoluto». Por el momento, este madrileño sigue esperando noticias del centro y pendiente de las últimas informaciones, esperando que el final no sea tan trágico como prevé. «De ser así, sumaríamos el drama de no poder velar a nuestros seres queridos. La pena es horrible», sentencia.


Comentarios

envía el comentario