Coronavirus: La predicción de un Premio Nobel que te hará ser optimista

Este científico cree que las previsiones apocalípticas son la causa de la paralización económica
Agentes medioambientales fumigan una calle durante la crisis del coronavirus
Según este experto los casos de coronavirus van a empezar a bajar muy pronto | EFE

Con independencia de si hemos llegado ya al pico de contagio o aún no, España está viviendo momentos dramáticos por la crisis del coronavirus y las predicciones que circulan por los medios, las redes sociales e incluso canales oficiales plantean escenarios apocalípticos. Ahora, un Nobel experto en la cuestión abre una ventana al optimismo.

Se trata del Premio Nobel de química israelita Michael Levitt, toda una eminencia en esta cuestión que asesoró al gobierno chino durante su momento más crítico en febrero. En contra de la opinión de la comunidad científica, este experto en biología computacional predijo que el número de contagios no se extendería exponencialmente sino que se hundiría rápidamente, como así sucedió finalmente según los datos oficiales delgobierno chino.

En Israel el número de diagnosticados supera los 2.300 y hay 5 fallecidos por la epidemia de coronavirus, pero el gobierno ha decretado nuevas medidas más estrictas y las previsiones en los medios dibujan escenarios catastróficos. Levitt prevé que la pandemia no será tan grave como lo pintan los mandatarios y que la situación se va a revertir muy pronto, como sucedió en China.

Michael Levitt es toda una eminencia en su país y sus opiniones son muy seguidas por los israelitas. Uno de los consejeros del presidente Benjamin Netanyahu, que se reunió con el científico hace unos días, aseguró que «cuando quiero animarme leo los informes del señor Levitt», pues según este científico el país no tendrá más de 5 o 10 fallecidos.

 

La causa de la parálisis económica

Según Michael Lewitt, países como España o Israel se enfrentan a una doble amenaza. Por un lado, la parálisis económica que va a causar pérdidas muy considerables, y por otro lado, los vaticinios catastrofistas del ministerio de Sanidad, que hablan de miles de muertos y que, según Levitt, es el causante de la paralización de la economía.

Cuando trabajaba para el gobierno chino, Levitt estudió las estadísticas sobre el número de contagios y el número de fallecidos, e identificó el modelo matemático de crecimiento para indicar que las cifras habían empezado a bajar, en vez de crecer exponencialmente como decían los científicos. La semana pasada pronosticó que a finales de marzo no habría nuevas infecciones en China, como así sucedió.

Por eso considera que algunas medidas que se están tomando son desproporcionadas en relación con la amenaza, aunque también elogia otro tipo de decisiones: «como más severas sean las medidas defensivas, más tiempo habrá para preparar un tratamiento y encontrar una vacuna».

El Nobel cree que el pánico es injustificado, aunque es escéptico respecto el bajo número de diagnosticados en su país: «No me creo las cifras que da Israel, porque están cambiando cada dos por tres la definición de los casos, y resulta difícil evaluarlos». 

Para él, si en Italia se hubieran contado los casos como en Cora del Sur, que hizo muchas más pruebas, habría diez veces más. En Italia, cree Levitt, se está llegando al punto de inflexión y los casos van a bajar como ya lo ha hecho en China y Corea del Sur. «El número de muertos por coronavirus en Italia es sólo el 10% de los muertos por gripe en 2016 y 2017», recuerda, aunque en este caso han muerto en solo un mes.

Más notícias de la categoria Coronavirus



Comentarios

envía el comentario