Pánico por el coronavirus en las residencias de ancianos: «Hay que sacarlos de ahí»

Exigen un plan de actuación urgente

Trabajadoras atendiendo a una anciana en una residencia
Preocupación por el contagio de coronavirus en residencias de personas mayores | EFE

Once personas fallecidas en el centro de mayores Santísima Virgen y San Celedonio de Madrid; 17 ancianos muertos en la residencia Monte Hermoso de Tomelloso; 16 más han fallecido en la residencia Elder de la misma localidad. Las cifras son escalofriantes, pero forman parte de la realidad que se está viviendo en la crisis del coronavirus.

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, anunció este jueves la creación de un fondo extraordinario para reforzar la asistencia a domicilios y centros de personas mayores, pero las medidas son insuficientes para el presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, que pide a ‘El Confidencial’ la creación de «un plan nacional urgente para aislar a los ancianos».

Los casos de contagios por Covid-19 son especialmente peligrosos en las residencias de personas mayores. Los servicios regionales de Salud indican a los centros que, si hay un caso sospechoso, se pongan en contacto con el centro hospitalario de referencia, pero hay un problema: si son trasladados al hospital, se priorizará la atención a los casos potencialmente más recuperables.

El resultado es que, tanto los familiares como los trabajadores de residencias y centros de día, se sienten desamparados en esta crisis sanitaria.

Exigen un plan urgente para proteger a los ancianos

José Augusto García Navarro, presidente de la SEGG, proponía este miércoles una serie de pautas de actuación al Ministerio de Sanidad. No obstante, García Navarro asegura que urge «un plan único de actuación para todas las residencias públicas y privadas, para evitar que estos ancianos infectados contagien a sus compañeros y a los trabajadores sanitarios y, además, colapsen los hospitales».

«Hay que sacarlos de las residencias, porque la mayoría están concebidas con espacios para que los ancianos interactúen y allí acabarán contagiando al resto. Pero hay que darles un sitio digno», sentencia.


Comentarios

envía el comentario