Drama coronavirus: Pepe, el anestesista muerto en Málaga por el virus

Ha fallecido a los 73 años de edad

Médico con mascarilla sosteniendo una muestra de sangre
Pepe Sarmiento es el segundo sanitario que fallece por coronavirus | EFE

Pepe Sarmiento, exjefe del Servicio de Anestesia del Hospital Clínico Virgen de la Victoria, ha fallecido a los 73 años de edad víctima del coronavirus, según informan fuentes de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía. Era uno de los profesionales más reconocidos del centro sanitario, por lo que su fallecimiento ha supuesto un auténtico varapalo para su antiguos compañeros de trabajo.

Según recoge 'El Confidencial', Sarmiento contaba con más de 50 años de experiencia en el ámbito sanitario. Después de jubilarse, se mantuvo activo colaborando algunas tardes en el hospital Vithas Parque San Antonio, cuyos trabajadores le rindieron un sentido homenaje en enero de 2019, cuando se retiró de forma definitiva.

Una cardiopatía agravó su situación

Aunque la Consejería de Salud de la Junta no ha podido determinar cuándo se produjo su contagio, Sarmiento ingresó hace unos 20 días en el Virgen de la Victoria con un estado de salud bastante delicado, y es que la cardiopatía que padecía desde hacía una década se había agravado a causa del positivo por Covid-19.

Varios trabajadores del centro han expresado sus condolencias a la familia y aseguran al citado medio que Sarmiento fue uno de los anestesistas más relevantes en Málaga. Él mismo afirmó, en una entrevista a 'Málaga Hoy', que cuando empezó su carrera profesional ni siquiera existía la figura del anestesista, por lo que la anestesia la administraba «un enfermo psiquiátrico bajo las instrucciones del cirujano».

Sarmiento es el segundo sanitario que fallece en España por contagio de coronavirus. En este sentido, fuentes del sector han remarcado en los últimos días la importancia de ampliar los recursos disponibles -tanto humanos como materiales- para hacer frente de forma efectiva a esta crisis sanitaria, que deja ya un balance de casi 30.000 infectados y 1.720 muertes.


Comentarios

envía el comentario