Las palabras del Papa sobre el Coronavirus en España que todos debemos leer

Las ha dado en una entrevista al periódico 'La Repubblica'
El papa Francisco junto a una pintura de la Virgen
El papa Francisco ha dado su opinión sobre el Coronavirus | Instagram

China, Italia y España son tres de los países del mundo donde más daño está causando el Coronavirus, que está trayendo consigo miles de contagiados y de fallecidos así como medidas exhaustivas y férreas como la cuarentena.

 

▶ INVITACIÓN: Ya os podéis unir al grupo oficial de Facebook de EspañaDiario donde comentamos todas las noticias de España. Os informareis, podréis comentar la actualidad y también os entretendréis. ¡PINCHA AQUÍ Y ÚNETE, TE ENCANTARÁ!

 

 

Esa circunstancia ha llevado a que todo el mundo hable sobre el Covid-19 y eso también es lo que ha hecho precisamente ahora el papa Francisco. En concreto, ha concedido una entrevista al periódico italiano 'La Repubblica', donde da su opinión sobre lo que está sucediendo al tiempo que manda mensajes a los ciudadanos.

En dicha entrevista, además de indicar que no deja de rezar para que se acabe con ese virus, ha sido muy crítico con la situación que se está viviendo en algunos países como España donde hay carencias de camas o de material sanitario de distinta tipología. En este sentido, ha manifestado que «Los que no pagan impuestos no solo cometen un delito sino un crimen: si faltan camas y aparatos de respiración, también es culpa suya».

De la misma manera, no ha dudado en reconocer la labor de todos los profesionales sanitarios que estos días están trabajando sin descanso en pro de los ciudadanos: «Agradezco a los que se dedican de esta manera a los demás. Son un ejemplo de esta sensibilidad hacia lo concreto».

La enseñanza de la tragedia

El Papa también ha reflexionado acerca de la enseñanza y del aprendizaje que a todos nos puede dar el vivir una situación crítica como esta por culpa del Coronavirus. Así, ha expuesto que «nos puede servir para redescubrir lo concreto de las pequeñas cosas, de los pequeños cuidados que hay que hacer a nuestros allegados, la familia, los amigos».

Palabras a las que ha añadido: «Muy a menudo las familias, en casa, comen juntas en un gran silencio, pero no es para escucharse mejor los unos a los otros sino más bien porque los padres ven la televisión mientras comen y sus hijos están concentrados en sus teléfonos móviles. Parecen unos monjes aislados unos de otros. Hay un lenguaje hecho de gestos concretos que debe ser salvaguardado. En mi opinión, el dolor de estos días debe abrirnos a lo concreto».

De esta manera, el Sumo Pontífice intenta alentar a los fieles a que aprendan de esta dura situación, ante la que él también ha tenido que cambiar sus rutinas de trabajo y que le ha llevado, además, a realizar una visita a la Iglesia de San Marcello en Roma para besar un crucifijo que se considera milagroso. En concreto, se cree que ese fue el responsable de que la ciudad italiana se librara de la Gran Peste en la primera mitad del siglo XVI.

Más notícias de la categoria Coronavirus



Comentarios

envía el comentario