Muy duro: El mensaje de un chico de 18 años que lucha por ganar al coronavirus

Su madre aguarda con esperanza la llamada de la tarde para que se le comunique su estado

Hospital en Brescia, Italia
El joven se encuentra ingresado en el hospital de Cremona (Italia) | EFE

Italia fue uno de los primeros países en caer después del brote decoronavirus y des de ese día todo ha empeorado. Han surgido más casos de Covid-19 y por raro que parezca también se han diagnosticado varios infectados graves de temprana edad.

Uno de ellos es Mattia, un chico de 18 años que se encuentra en coma inducido farmacológico tras haber sufrido tres crisis respiratorias a causa del coronavirus que se le detectó el 16 de marzo.

Ahora, el joven se encuentra en el hospital de Cremona (Italia) y, aunque su situación es grave, Ombretta, su madre, confía en que va a seguir adelante. «Limpio la casa, me paro, miro el reloj: el tiempo no pasa. Yo no entiendo mucho, pero tengo confianza en los médicos» ha declarado según el medio de comunicación El Confidencial.

El mensaje de Mattia

La misma noche que Mattia fue ingresado en el hospital decidió mandarle un emotivo mensaje a su madre: «Dentro de poco me entuban. Quédate tranquila, no te dejaré sola. Te quiero mamá, lucharé por ti, Davide y por Anastasia. Ahora tengo que irme».

Mensaje de Mattia
Mensaje de Mattia a su familia antes de quedar en coma | Corriere della Sera

Des de ese momento, Ombretta espera todos los días que la llamen des de la clínica y le informen sobre el estado de salud de su hijo. «Es mi boletín. Después cuelgo y espero que no suene más, porque significaría que ha empeorado» ha explicado.

En el mensaje que le envió Mattia antes de quedar en coma, a parte de su madre, el chico también menciona a Anastasia, la hermana que no llegó a conocer, ya que murió hace cinco años durante el parto. El adolescente ha decidido luchar por ella también. «Yo ya he visto este dolor. Mattia siempre ha querido una hermana. Durante la fiesta de su 18 cumpleaños, a media tarde salió y encendió una velita por ella», ha destacado Ombretta a El Confidencial.

Aún quedan esperanzas

Antes de caer enfermo, Mattia era un chico normal, responsable que cursaba el último año del instituto técnico. Muchos de sus amigos han contactado con su madre para conocer el estado del joven. «Cada día me llaman sus compañeros de colegio, sus profesores, los bedeles. Yo intento mostrarme fuerte», ha declarado su madre.

​​​▶ INVITACIÓN: Ya os podéis unir al grupo oficial de Facebook de Corazón y Famosos donde comentamos todos los cotilleos de España. Estaréis informados, podréis cotillear y también os entretendréis. ¡PINCHA AQUÍ Y ÚNETE, TE ENCANTARÁ!

Hoy, el estudiante, aunque sigue grave, se encuentra estable. Ombretta ha explicado que, en esta situación, los sanitarios han sido un gran apoyo. «Me escriben por WhatsApp. Hace dos días fui yo la que llamé al hospital. Les dije que estaba ahí, a dos pasos de donde ellos estaban, les supliqué a los médicos que me dejaran ver a mi hijo, aunque fuera a través del cristal. Sin embargo, no me dejaron, hay reglas y se tienen que respetar. Así que he hecho un pacto con las enfermeras: van con él, le acarician por mí y le dicen que estas caricias son las de mamá».

Mientras tanto, ella, su compañero Davide y los tres perros que viven con la familia esperan la llamada de la tarde, con esperanza y sin derrumbarse, para que los profesionales les informen sobre como se encuentra su hijo.


Comentarios

envía el comentario