Valencia: Entró al hospital para operarse y falleció a los cuatro días por coronavirus

No les hicieron las pruebas a los familiares, pese a haber estado con una infectada, por falta de medios

Hospital Clínico Universitario de Valencia
Mari falleció cuatro días después de entrar por otra dolencia | Wikipedia

Mari tenía 60 años cuando falleció el pasado martes, 10 de marzo en el Hospital Clínico Universitario de Valencia. Fue hospitalizada para que se le extirpara un cáncer de matriz pero falleció cuatro días después de la intervención. Tras informar a la familia de la situación de Mari, entraron a despedirse de ella. Al salir, los médicos les informaron de que se le había realizado la prueba del coronavirus y había resultado positiva.

La familia ha declarado a ‘El Español’ que: «Han sido unos irresponsables. Creemos que le hicieron la prueba un día antes de morir porque les extrañaba que mi madre no evolucionara con lo que le estaban haciendo. Pero ni ellos ni nosotros sabemos cuándo se contagió, si fuera o dentro del hospital». Además, han añadido que: «Durante todos los días que mi madre ha estado hospitalizada ha podido contagiar a su familia, a otros pacientes y a sus familiares».

Los familiares de la fallecida se encuentran en cuarentena, pues a pesar de haberles avisado de que habían estado en contacto con una persona infectada, no se les realizaron pruebas: «Nos dijeron que no había medios», aseguran.

«Yo estoy en cuarentena con mi marido por pura responsabilidad, no por consejo médico. Si es por el director del hospital, puedo salir con una mascarilla a hacer la compra ahora mismo si no presento síntomas. Yo no sé si el virus mató a mi madre, pero estoy segura de que sí agravó su situación clínica», relata Isabel, una de las hijas de Mari, para ‘El Español’.

Los hechos

Los hechos se iniciaron el pasado 10 de marzo por la mañana. Mari ingresó en el hospital para llevar a cabo la operación para extirpar un cáncer de matriz. Por la noche, los médicos avisaban a la familia para informarles de que la operación de su madre, pese a ser compleja, había salido con éxito.

Al día siguiente, tras haber pasado a ver a Mari varios familiares el día anterior, su hermana Loli la visita. Según la mujer, que manifiesta al citado medio, Mari se encontraba «fastidiada pero normal».

Esa misma tarde, una de sus hijas detecta complicaciones y advierte a la enfermera. «Si le dan algún medicamento, es bajo su responsabilidad. Ella ha de evolucionar por sí sola», explica la hija que le dijo la enfermera. 

Más tarde, ese mismo día, su hermana volvía a verla: «Me dice que se muere, que no puede respirar. Por la mañana era otra. En ese momento se puso muy muy mal», manifestaba.

Tras pasar por varias fases, los médicos finalmente deciden llevarla a la URPA (Unidad de Recuperación Postanestésica), donde comparte habitación con varios pacientes. 

El jueves su situación no mejora y entra en diálisis. Las esperanzas que les trasladan, desde el centro médico a los familiares, son pocas. «Me dicen que no entienden por qué su cuerpo no arranca solo con lo que están haciendo con ella. Nos cuentan que por dentro su cuerpo es una mesa con carcoma y que hay que dar gracias por los últimos años. En ese momento hay un ambiente de normalidad en el hospital. Nadie lleva mascarilla en los pasillos, ni guantes ni traje protector. Nada», explica una de las hijas al citado medio.

«Allí —en la URPA— entraba todo el mundo sin mascarillas pese a ser una zona con enfermos graves. Nos dijeron que estaban agotadas», recalca.

Finalmente, el sábado 14 de marzo Mari se encuentra en sus últimos suspiros y advierten a la familia para despedirse. Ellos pasan a verla, esta vez con mascarillas y traje protector. «Entendemos que lo hacen por las sospechas de que puede dar positivo, pero de las que no nos informan». Tras salir de verla, los médicos informaron a la familia de que se le había practicado la prueba del coronavirus a su madre.

Poco después, un médico confirmaba el positivo de Mari por coronavirus: «Siento que la han matado allí. Tendrían que haberla aislado desde que puso un pie en el hospital», ha dicho su hermana Loli.


Comentarios

envía el comentario