Si llueve, mejor no veas a nadie: así afecta la lluvia en la propagación del coronavirus

La humedad puede ser una muy buena aliada de la enfermedad, según afirman los expertos

Imagen de una persona tapándose la cabeza para no mojarse con la lluvia
La lluvia sería una propagadora del coronavirus | Archivo

La primera semana de confinamiento ha arrancado con lluvias y ambiente invernal en muchos puntos de España. Habitualmente, el denominado ‘mal tiempo’ siempre hace que la gente en casa porque da mucha pereza salir a la calle, pero ahora, con la cuarentena por la crisis del coronavirus, esto es más necesario que nunca. I es que los primeros datos de los expertos indican que la humedad sería un gran aliado de la nueva enfermedad a la hora de propagarse. 

A diferencia de cuando tenemos contaminación o mucho polen en el ambiente, que desaparecen o disminuyen con la lluvia, en el caso del COVID-19 pasa todo lo contrario, ya que los cambios de temperatura y la humedad alteran mucho a los virus, ayudando a aumentar su propagación, razón por la cual es mejor que, en días de lluvia, más que nunca, nos quedemos aislados sin contactar físicamente con nadie.

La humedad, la gran aliada del coronavirus

A nivel general, la humedad siempre ha sido una gran propagadora de los virus en el mundo. Pese a que, actualmente, aún se desconocen las preferencias meteorológicas o climatológicas del coronavirus, los expertos afirman que es prácticamente seguro que la lluvia y la elevada humedad ayudan a su transmisión. Por ahora, no se sabe qué estación prefiere el nuevo virus, aunque, por ejemplo, la gripe común prefiere el frío invernal para propagarse.

Por tanto, debido a las similitudes de los síntomas y contagio, por ahora se toma como referencia a la gripe común para guiarse sobre el comportamiento del coronavirus según el tiempo que hace, aunque aún no hay datos claros sobre cómo afecta la temperatura a su velocidad de propagación.

En conclusión, la humedad y la lluvia ayudan a la replicación del nuevo virus, mientras que el frío aceleraría el contagio. No obstante, queda por ver a partir de qué temperatura elevada esta propagación quedaría frenada. El estudio del coronavirus aún está en una fase muy inicial, y seguro que muchas preguntas encuentran su respuesta a lo largo de las próximas semanas.


Comentarios

envía el comentario