Las 5 llamadas a Pedro Sánchez en febrero que quieren ocultar

La OMS y la UE recomendaron hasta en cinco ocasiones la compra de material sanitario y de protección

Plano medio del ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante una comparecencia
El ministro de Sanidad desoyó cinco veces las advertencias de la OMS | Archivo

La controvertida gestión de la crisis del coronavirus por parte del Gobierno de Pedro Sánchez se centra sobre todo en la cuestión de si el ejecutivo reaccionó tarde a la epidemia y de si el haber ignorado las advertencias de organismos como la Organización Mundial de la Salud y la Unión Europea es el motivo de la dramática situación en la que se encuentra España.

La pregunta es: ¿Se podría haber evitado todo este desastre? La polémica está servida, porque ahora ha trascendido que el Gobierno recibió cinco llamadas de la OMS y la UE en febrero para hacer acopio de material sanitario y, aunque recogió las recomendaciones en un informe, no ordenó compras adicionales para garantizar la protección del personal sanitario.

«Una vigilancia activa»

El 30 de enero, la OMS declaró la emergencia internacional por el coronavirus y pidió a todos los países «una vigilancia activa», sugerencia que sin embargo fue desoída por el Gobierno, ya que al día siguiente el ministro de Sanidad, Salvador Illa, emitió un informe en el que recordó que esta alerta no afectaba la valoración de riesgo del país. 

«Garantizar la protección de los sanitarios»

Tras la declaración de la emergencia internacional por parte de la OMS, la primera llamada al Gobierno se produjo el 3 de febrero. Entonces, la organización recomendó adquirir y suministrar equipos de protección adicionales para garantizar la protección de los trabajadores sanitarios, en previsión de un posible colapso en el futuro. 

Al día siguiente, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, remitió un informe al Consejo de Ministros donde aseguraba que el sistema de salud estaba preparado para afrontar la situación del coronavirus y por lo tanto descarta cualquier anticipación estratégica. 

«Hay una ventana de oportunidad»

El tercer aviso se produce el 11 de febrero, cuando la OMS recomienda aprovechar una «ventana de oportunidad» para comprar material sanitario para afrontar un posible contagio masivo. 

En concreto, la OMS anuncia que hay un remanente de mascarillas, guantes, gafas protectoras, respiradores, batas quirúrgicas, camas y otros materiales sanitarios, pero al día siguiente el ministro anuncia que no hay razón alguna para tomar ninguna medida de salud pública adicional.

«Cuidado con el desabastecimiento de China»

El día 13 de febrero hubo una reunión de los ministros de Sanidad europeos en la que, según un informe del Departamento de Seguridad Nacional del Gobierno, se recomienda «vigilar el riesgo de desabastecimiento de medicamentos y equipos importados desde China».

El Gobierno desoyó por cuarta vez las advertencias de los organismos internacionales y el ministro aseguró que «España tiene suficiente suministro de equipos personales de emergencia en estos momentos». Y aunque según el ministerio se estaba trabajando para asegurar las existencias en caso de una epidemia, no se hizo hasta el 14 de marzo.

«Hay que centrarse en la contención»

La última advertencia y la más seria se produce el 24 de febrero, cuando la OMS, tras concluir su misión de reconocimiento en China, advierte del potencial peligroso de la pandemia y anima a los países a centrarse en la contención sin perder un segundo.

La reacción del ministerio de Sanidad fue tajante: «Ni las mascarillas ni ningún producto sanitario va a faltar allí donde son necesarias. Van a estar disponibles». Tres semanas después, las comunidades autónomas tuvieron que comprar de urgencia 53 millones de mascarillas ante el desabastecimiento.


Comentarios

envía el comentario