INVITACIÓN OFICIAL:

¿Te encantan Mercadona, Zara, Primark o Carrefour? Este es tu grupo. Únete al Grupo OFICIAL de Facebook de compras y moda. ¡PINCHA AQUÍ!

Ibiza ya tiene claro cómo será su verano: Cuándo podrán recibir turistas

Ante la limitación de aforo en bares y discotecas, los hosteleros buscan un perfil de turista más exclusivo
Imagen de una turista frente a una de las playas de Ibiza
Ibiza se prepara para la peor temporada turística en muchos años | BBC

A la espera de que las medidas de confinamiento tomadas por el Gobierno por la emergencia sanitaria del coronavirus empiecen a dar resultados y se pueda volver poco a poco a la normalidad, los destinos de playa y fiesta se preguntan cómo será esta temporada y cómo habrá cambiado la pandemia el panorama.

En el epicentro del turismo de ocio en España, Ibiza, ya tienen claro cómo será su verano y cuándo podrán empezar a recibir turistas. Se acabaron los garitos en la playa con música ambiente, las fiestas en los hoteles, las juergas en la disco y los grandes espectáculos: las aglomeraciones dejan paso al turismo familiar y los planes reducidos.

El plan de los hosteleros para amortiguar las consecuencias del coronavirus es condensar toda la oferta de ocio en los meses de julio y agosto para un público muy diferente al que están acostumbrados, turistas más refinados que exploren otros intereses en la isla.

El público joven que buscaba fiesta y diversión queda prácticamente descartado porque las previsiones son que, aunque se levanten el confinamiento y las restricciones de movimientos tras el estado de alarma, seguramente habrá limitación de aforo en bares y discotecas, así que se acabaron los macrofestivales y los grandes eventos de ocio en Ibiza.

En cambio, la isla tiene un gran potencial turístico para un público más elitista que puede explorar rincones como las calas de agua turquesa, sus playas paradisíacas y rincones como el islote de Es Vedrá y la cueva de Can Marcá.

Precios tres veces más caros

Uno de los secretos del éxito de Ibiza era que la masificación de la isla hacía bajar los precios, pero ahora la limitación de los aforos y las consecuencias del coronavirus, por ejemplo con la limitación de vuelos, hará que los hosteleros busquen compensar el descenso del turismo multiplicando los precios hasta tres veces más de lo habitual.

La subida de precios también obliga a buscar un perfil más exclusivo de turista que según el plan inicial se concentraría en los meses de julio y agosto. La alternativa es perder todo el año y limitar los costes, pero dado que la isla vive de lo que se gana en los meses de verano hasta octubre, esta opción sería una ruina para los hosteleros.

Ibiza no solo supone un medio de vida para empresas y establecimientos locales, sino que también absorbe trabajadores de otros lugares que van a la isla para ganar mucho dinero en poco tiempo y vivir de ello durante el resto del año.

Por suerte para Ibiza, el potencial paisajístico de la isla permite reorientar el negocio hacia otro tipo de público para compensar las pérdidas. Otros lugares de ocio y playa en España no cuentan con esta posibilidad y van a sufrir lo que ya se está previendo como una de las temporadas de ocio y fiesta más bajas de los últimos años.



Comentarios

envía el comentario