Muy fuerte: Las farmacéuticas, culpables de que se tarde tanto en investigar al coronavirus

Las grandes compañías se niegan a facilitar información sobre sus bases de datos en plena lucha contra el Covid-19

Un científico con el test del coronavirus.
Las compañías farmacéuticas, un gran escollo para el desarrollo de las nuevas vacunas. | EspañaDiario

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha identificado las cuatro terapias más prometedoras entre la decena de ensayos clínicos que hay en marcha para intentar encontrar una vacuna que pueda combatir la pandemia del coronavirus.

▶ INVITACIÓN: Ya os podéis unir al grupo oficial de Facebook de EspañaDiario donde comentamos todas las noticias de España. Os informareis, podréis comentar la actualidad y también os entretendréis. ¡PINCHA AQUÍ Y ÚNETE, TE ENCANTARÁ!

Entre ellas, un tratamiento para el VIH, un antipalúdico y un fármaco que se desarrolló, pero nunca llegó a utilizarse contra el ébola. Todos ellos forman parte de un ensayo mundial que se lanzó el pasado mes, tal como relata ‘eldiario.es’.

La inteligencia artificial (IA) es la mejor forma de identificar medicamentos eficaces, puesto que nos permite conseguir un gran nombre de información y hallar aquellos que podrían ser efectivos. Por esta razón, la mayoría de las principales compañías de IA han puesto toda su capacidad de procesar datos al servicio de los científicos que trabajan en este desarrollo tan necesario.

Las compañías farmacéuticas, un gran escollo

El problema es que en estos momentos los esfuerzos de estas compañías de inteligencia artificial se ven mermados y obstaculizados por algunas empresas farmacéuticas con mucha relevancia, ya que no comparten al 100% toda la información de la que disponen sobre posibles tratamientos que permitirían luchar contra el Covid-19 y acelerar la creación de una nueva vacuna o tratamiento.

Estas farmacéuticas mantienen la información en sus bancos de datos digitales y argumentan que es información confidencial para que continúen inaccesibles para el resto de asociaciones y colectivos, tal como relata el medio citado.

Este intercambio de información a gran escala mundial que se reclama es lo que facilitó a los científicos cartografiar el genoma del virus SARS-CoV-2 a una gran velocidad, jamás vista anteriormente. Fue un esfuerzo colectivo único contra un enemigo común.

Un servicio que se necesita actualmente y de forma urgente para poder combatir el virus y hacerle frente lo antes posible y, evitar de esta forma, que pueda volver a crear una nueva pandemia en un futuro no muy lejano.


Comentarios

envía el comentario