INVITACIÓN OFICIAL:

¿Te encantan Mercadona, Zara, Primark o Carrefour? Este es tu grupo. Únete al Grupo OFICIAL de Facebook de compras y moda. ¡PINCHA AQUÍ!

Muere la madre de Miguel Ángel Blanco días después de quedarse viuda

Chelo Garrido falleció por coronavirus tan solo unas semanas después que su marido
Foto de archivo de los padres de Miguel Ángel Blanco en un homenaje a las víctimas de ETA
La madre de Miguel Ángel Blanco, Consuelo Garrido, fallece por coronavirus unas semanas después de quedarse viuda. | EFE

El coronavirus está dejando en nuestro país a miles de familias desoladas por el fallecimiento de sus seres más queridos en circunstancias completamente excepcionales. 

Familias que tienen que superar la pérdida incluso de varios familiares a la vez, ya sean fallecimientos fruto de la pandemia o por circunstancias naturales. 

Esta situación se está viviendo en estos momentos en la familia y el entorno más cercano a Miguel Ángel Blanco, edil del PP Vasco asesinado por ETA en 1997. Su madre acaba de fallecer por coronavirus tan solo tres semanas después de quedarse viuda. 

Consuelo Garrido, conocida por todos como Chelo, tuvo que despedirse hace tan solo unas semanas de su marido, Miguel Blanco, que falleció en Vitoria el pasado día 13 de marzo en la víspera de la declaración del estado de alarma. 

Tras despedirse de su marido en un funeral íntimo en el que estuvo acompañada por familiares y amigos cercanos Carlos Iturgaiz, Ramón Rabanera o Iñaki Oyarzába, la mujer se trasladó a Madrid, donde habría contraído el virus. 

Chelo Garrido, que tras el asesinato de su hijo sufrió varias enfermedades, fue atendida en la última semana en su domicilio madrileño por el posible contagio del Covid-19. En las últimas horas su estado había empeorado, por lo que fue trasladada al hospital donde finalmente falleció.  

Esta trágica circunstancia ha generado numerosos mensajes de condolencia en Twitter, donde el candidato del PP a lehendakari y amigo de la familia, Carlos Iturgaiz, ha manifestado su profundo pesar por este fallecimiento inesperado.



Comentarios

envía el comentario