Edu, el español deportista de 36 sin patologías: «Tengo Coronavirus. Mucho cuidado»

El desgarrador testimonio del joven madrileño de 36 años de edad hospitalizado por dar positivo en coronavirus

Imagen de la mano de una persona en el hospital
Eduardo ha explicado su experiencia desde que contrajo coronavirus | Cedida

El número de casos de contagiados por coronavirus entre la población joven aumenta en estos días. Y, no solo eso, sino que por si el escenario no es lo suficiente desalentador, son varios los jóvenes contagiados por coronavirus con un estado de salud óptimo y sin patologías previas.

Como es el caso de Eduardo Hernández, actor de profesión, 36 años, deportista, no fuma, no bebe. En resumen, un joven que lleva un estilo de vida saludable hospitalizado por coronavirus con un cuadro de neumonía que afecta a sus dos pulmones.

Así mismo lo explica él para el periódico 'El Mundo' dando inicio a su testimonio con estas palabras: «Mi nombre es Eduardo Hernández, soy uno de los casos raros pero cada vez más habituales de coronavirus. Tengo 36 años, soy muy deportista, hago 'crossfit', no fumo, no bebo, casi nunca me pongo malo, tengo una salud como un roble, pero resulta que estoy ingresado en el 'Hospital Universitario Gregorio Marañón' por positivo en coronavirus y aquejado de neumonía en ambos pulmones»

Continuaba expresando: «Opino que hay que advertir a la gente joven, que nos creíamos indestructibles ante la enfermedad. Esto no es una gripe cualquiera, esto es grave de verdad y la gente joven tiene que estar advertida».

En la unidad hospitalaria especializada donde permanece ingresado Eduardo, él no es el único paciente joven. Respecto a la media de edad de los enfermos que reciben atención especializada junto a Eduardo, «algunos de ellos de entre 30 y 45 años, los veo yo y me lo dicen las enfermeras».

Afortunadamente, la evolución de Eduardo es positiva. Así como él mismo informa a 'El Mundo', lo más probable es que reciba el alta hospitalaria este fin de semana. Si bien el objeto de su testimonio, por tanto, no es alarmar más de la cuenta a la población, sí quiere concienciarnos porque no nos hallamos ante una gripe cualquiera, el contagio por coronavirus puede resultar fatal.

«Esto no es una cosa que afecte solo a personas muy mayores e inmunodeprimidas, esto puede hacer mucho daño a quienes no lo somos también.  Hay gente que está subestimando el coronavirus», ha afirmado Eduardo.

¿Cómo saber si te has contagiado?

Eduardo explica los síntomas que experimentó y que le llevaron a sospechar que había contraído coronavirus: «Creo que todo comenzó el martes 9 de marzo, que empecé a estornudar, pero el jueves 11, cuando me levanté para ir a hacer 'crossfit', me dolía todo pero no tenia fiebre».

Continuaba relatando: «Yo mido 1,87 metros, entreno desde hace cinco años tres veces por semana, soy un tío fuerte. Casi no bebo, no tomo drogas, me alimento sano y no tengo ninguna patología previa. El jueves 11 me levanto sintiéndome mal y me voy a entrenar para sudarlo, como hago siempre, pero entrenando me siento fatigado y lento. Al salir, me meto en el coche y descubro que tengo fiebre»

«El sábado 14 ya empiezo a toser como un loco y no puedo respirar profundo, como con una presión en el pecho. Ahí ya estoy bien jodido, solo, con fiebre alta, grogui, y me digo: 'Yo con esto no puedo solo'». Por ello, Eduardo acudió para ser tratado a las 'Urgencias del Hospital madrileño Gregorio Marañón' con 39,5 de fiebre. 

En estos momentos, recibe un tratamiento basado en la ingesta de varios retrovirales —Kaletra, que es para el VIH, y Dolquine, que es para la malaria— con los que combatir la neumonía.

El test

«Básicamente te meten un bastoncillo bastante largo por cada orificio nasal y llega hasta la faringe, es desagradable y duele. A las cinco de la mañana di positivo por coronavirus. Nunca imaginé de verdad que lo tuviera... También una placa de tórax, que dio neumonía en ambos pulmones», relataba el joven.

Al final de su testimonio, Eduardo agradece haberse «contagiado en España y contar con este sistema sanitario, ser atendido por profesionales que arriesgan su vida y ponen su mejor cara. Son verdaderos héroes todos, uno no lo valora hasta que les necesita».


Comentarios

envía el comentario