El drama de los «pacientes recuperados» de coronavirus en China: Serio aviso

Dos mujeres asiáticas con mascarilla en una ciudad de España
La vuelta a la normalidad de los enfermos recuperados es difícil | ACN

Cada día oímos hablar del aumento de los contagios y fallecidos por coronavirus, pero se habla menos de los enfermos recuperados.

Tras el optimismo por el rápido incremento de curados se esconde la dura realidad de los pacientes recuperados del Covid-19, y las historias que llegan sobre estos enfermos desde China son un serio aviso de lo que sucederá aquí.

Según los protocolos en China, el país donde se originó el primer brote de coronavirus, los enfermos deben permanecer en el hospital hasta que se encuentren en condiciones de recibir el alta, después pasar dos semanas en cuarentena tras las cuales debe reunir unas condiciones antes de recibir el alta: tres días sin fiebre, no tener problemas respiratorios y una mejora de las lesiones torácicas que produce esta infección.

Si el paciente reúne estas tres condiciones, se le hacen dos pruebas de diagnóstico PCR para descartar restos del virus en el organismo. Solo entonces, reciben el alta.

Estos protocolos convierten la vida de los pacientes recuperados de coronavirus en un infierno. En la provincia de Hubei, capital Wuhan, donde se detectó el primer brote de coronavirus, se extreman las precauciones para evitar un repunte de los contagios, una situación que se repetirá en España cuando se logre descender la curva de los contagios.

Cuarentena y estigma social

Entonces pueden darse casos como el de Adele Jiang, una de las 82.000 pacientes de coronavirus en China que lleva dos meses entre el hospital y la cuarentena, a la espera de que alguna de las pruebas dé negativo. Mientras tanto, espera en la habitación de un hotel a los resultados que le permitan, por fin, marcharse a casa.

El periplo de esta persona contagiada se parece al de muchos otros: fue ingresada dos veces y aislada dos veces más, aunque volvió a dar positivo en el límite de los 14 días posteriores al alta, y además, ocho miembros de su familia también han dado positivo.

Aún no se tienen cifras globales, pero en la provincia de Guangdong, al sur del país, el 14% de los recuperados volvieron a dar positivo al cabo de dos semanas, aunque las autoridades sanitarias del país decían al principio que era extremadamente raro el caso de volver a contraer la enfermedad. 

Estas no son las única dificultades de los enfermos de Covid-19 recuperados. Antes de recibir el alta, e incluso después, sufren la marginación social por el estigma de los infectados, de modo que muchos, además de su situación médica, se sienten rechazados por los amigos, la sociedad, e incluso la familia.


Comentarios

envía el comentario