Habla uno de los primeros pacientes de Coronavirus en España: «Así me curé»

El usuario decidió aislarse y quedarse en casa siguiendo los protocolos médicos.

Médico con un tubo de sangre extraída a un paciente
El usuario decidió aislarse y quedarse en casa siguiendo los protocolos médicos. | Pixabay

Durante todo el confinamiento provocado por la pandemia del COVID-19, se han escuchado en varios medios de comunicación como la expansión del virus se ha cobrado muchas víctimas, pero no se ha oído hablar demasiado de los curados, como el paciente número 13, como así se lo conoce en la Comunitat Valenciana, según ha contado 'Las Provincias'

El pasado 28 de febrero a las 9 de la noche, el afectado de la Comunitat empezó a tener fiebre, concretamente 37, 5. Sospechando que podría tener el coronavirus, este llamó al servicio de urgencias, pero no recibió respuesta, así que se dirigió al Hospital General.

Los resultados del test

Allí, le hicieron el test para conocer realmente si el paciente sufría de coronavirus y un día más tarde, recibió una llamada que le afirmó lo que más temía: «Eres positivo». A partir del diagnóstico, el usuario alertó a todas las personas con las que había tenido contacto durante las dos semanas hasta ese momento. «Tengo Coronavirus», afirmaba el paciente. Era un hecho.

Como relata el usuario, el sentimiento de pánico e incertidumbre empezó a afectarle y decidió aislarse y, preso de la culpa, decidió recluir también a su familia en diferentes lugares con el fin de evitar un posible contagio.

En ese momento, el paciente tomó la decisión de seguir a pies juntillas los protocolos médicos que cambiaban constantemente, ya que era el principio de la pandemia. Como relata el usuario, «ningún médico se acercó a mi casa, nadie manejaba mi estado. Los primeros días fui paciente, doctor y enfermero. Me tomaba la temperatura y reportaba mi estado vía mail por la mañana y por la noche»

La situación pudo empeorar si su médico de cabecera hubiese diagnosticado más casos en el círculo cercano del paciente, pero no fue así. A todos sus amigos y familiares les realizaron la prueba y cada uno de ellos dio negativo.

La solución

Todo iba mejorando. El virus estaba localizado, solo el usuario 13 de la Comunitat estaba infectado. El mismo 29 de febrero, fue el último día que tuvo fiebre y que se tomó un paracetamol. A él, el COVID-19 no le había causado síntomas: «Nunca tosí ni me dolió la cabeza. Positivo asintomático» afirmó el paciente.

Los pasos que siguió durante todo el proceso de confinamiento fueron drásticos pero necesarios: Bebí mucho líquido. No me salté ni una comida y me tomé la temperatura con regularidad. Solo me medicaría si había fiebre. Abrí las ventanas de mi habitación, que corriera el aire y me asomé al sol cada vez que pude. Tengo una casa grande y estaba solo, pero limité mi radio de acción. Habitación, baño y cocina. Y limpié mucho. Con agua y lejía con secado al aire. Limité la vajilla y puse muchas lavadoras a 60º, declaró el usuario.

Gracias a estas medidas y al cuidado y afecto que le brindaron los suyos, todo fue a mejor y como afirmó el afectado: El viernes 13 me curé: «Eres negativo».


Comentarios

envía el comentario