Coronavirus: ¿El calor reducirá su propagación? ¿El frío puede empeorarlo? ¿Qué sabemos y qué esperar?

Ahora que todo el mundo está pendiente de la pandemia del COVID-19, los efectos del clima podrían ser claves para frenar o ayudar su propagación
Mapa representativo de la propagación del COVID-19
Imagen de la propagación mundial del coronavirus | Agencias

 

A medida que el nuevo brote de COVID-19, el conocido como coronavirus, continúa distribuyéndose con un ritmo acelerado, muchos se preguntan cómo se puede detener esto. ¿Podría el próximo clima primaveralfrenar la distribución del virus, similar a las características de la temporada de gripe? ¿Podrían las irrupciones de frío potenciales (que se prevén en las próximas semanas en ambos continentes) empeorarlo aún más?

Ahora que se ha anunciado oficialmente que el COVID-19 se caracteriza por ser una pandemia, hasta el 12 de marzo ya se han reportado más de 130.000 infecciones y casi 5.000 muertes en todo el mundo, dónde de momento, los peores números se sitúan en Italia e Irán.

 

¿Podría el clima ser un factor para su propagación?

De momento, es muy temprano para saberlo exactamente. Los expertos dicen que la luz solar y el calor limitan el crecimiento y la longevidad del virus. Como el COVID-19 comenzó a finales de 2019 en China, su período de distribución de tan solo 3-4 meses es muy corto e insuficiente, de momento, para confirmar al 100% esta evolución del coronavirus respecto al calor.

Sin embargo, se han encontrado algunas señales sobre cómo la enfermedad responde al clima variable en los diferentes continentes. El último informe de la OMS (Organización Mundial de la Salud) sugiere que se necesitan más investigaciones profundas para encontrar la correlación más significante entre el Covid-19 y las temperaturas más altas.

Aun así, ya existen algunas discusiones sobre cómo las temperaturas más altas, la alta humedad y la luz solar deberían limitar la propagación del virus:

«La luz del sol reducirá la capacidad del virus para crecer a la mitad, por lo que la vida media será de 2,5 minutos, y en la oscuridad, es de aproximadamente 13 a 20 minutos. La luz del sol es realmente buena para matar el virus», dijo el Dr. John Nicholls, profesor de patología de la Universidad de Hong Kong.

«El coronavirus no es muy resistente al calor, lo que significa que el virus se descompone rápidamente cuando aumentan las temperaturas», comenta Thomas Pietschmann, un virólogo del Centro de Investigación de Infecciones Clínicas y Experimentales de Alemania.

Distribución del coronavirus en todo el continente europeo
Distribución del coronavirus en todo el continente europeo | Johns Hopkins University

¿Existe alguna evidencia de correlación del Coronavirus con el clima?

Algunos análisis de investigación muestran algunas similitudes sobre las áreas donde la propagación del virus ha sido la más intensa hasta ahora en la población. Las investigaciones hicieron una comparación de la distribución del virus en las latitudes medias en China (Wuhan), el norte de Italia (Milán) y el noroeste de los Estados Unidos (Seattle).

Estas áreas comparten un clima similar durante los meses de invierno, con temperaturas que oscilan entre 5-11 °C y una humedad de 47-79%. Los investigadores encontraron que en las regiones de aire más cálido y húmedo (por ejemplo, más cerca de las regiones tropicales), el virus se ha limitado a las personas que lo trajeron desde el exterior, mientras que básicamente hay señales muy bajas de su distribución secundaria.

En otras palabras, hay una fuerte señal de que la propagación dentro de la región es mínima. Sin embargo, esto todavía debe tomarse con extrema precaución debido a un número muy bajo de casos en esa región, y estas suposiciones pueden no ser precisas todavía.

Gráfica de la evolución del coronavirus
Gráfica de la evolución del coronavirus | Johns Hopkins University

¿Podemos comparar el comportamiento de la temporada de gripe y el coronavirus?

Las primeras investigaciones sobre COVID-19 introducen similitudes con algunos otros estudios sobre cómo se propaga la gripe. El estudio ha encontrado que las altas temperaturas y especialmente la humedad más alta disminuyen significativamente la propagación del virus. Con una humedad muy alta, incluso detiene la propagación.

El aire más cálido puede retener más humedad, lo que evita que los virus en el aire viajen menos de lo que lo harían en aire seco. En condiciones húmedas, las pequeñas gotas de líquido, al toser o estornudar, acumulan más humedad a medida que son expulsadas. Finalmente, son demasiado pesados ​​para mantenerse en el aire y caen al suelo.

Teniendo en cuenta estos hechos, vemos que la gripe se propaga más durante los meses fríos y secos, y desaparece durante los meses más cálidos y húmedos. Sin embargo, los estudios han demostrado que la región tropical tiene más casos durante los meses lluviosos, probablemente porque las personas permanecen en el interior.

Las primeras comparaciones muestran que el COVID-19 tiene una tasa de mortalidad mucho más alta respecto a la gripe. Según el epidemiólogo de Harvard, Marc Lipsitch, no cree que ningún cambio climático haga mella en la forma en que se propaga el virus. «COVID-19 ahora ha sido documentado en todo el mundo. Si el virus se parece a un virus típico de la gripe, puede empeorar en las regiones del hemisferio sur a medida que cambian las estaciones», añade.

Imagen de un mapa meteorológico
Imagen de la irrupción de aire frío en el continente europeo para el día 26 de marzo | WXcharts - GFS

Entonces, ¿podemos sacar algunas conclusiones para esta primavera?

¿Qué podemos esperar con el próximo clima más cálido de esta primavera o con un posible brote de frío que puede ocurrir hasta mayo? Si bien los expertos en salud coinciden en su mayoría en que el clima más cálido podría ser el factor clave con la distribución del virus, el resultado final, sin duda, depende en gran medida de la respuesta de cada país y de cuán robusta sea su infraestructura de atención médica y de cuán proactivos sean los ciudadanos.

Confiar solo en los patrones climáticos más cálidos sin tener en cuenta las precauciones de seguridad y otros protocolos de salud conlleva un alto riesgo para el resultado final. Incluso cuando el clima se calienta en el hemisferio norte, el COVID-19 aún puede sobrevivir durante días (o semanas) a temperaturas de hasta 25 °C, según un estudio en Alemania publicado por el Journal of Hospital Infection.

Con base en los últimos modelos meteorológicos para los continentes de América del Norte y Europa, podemos ver que ambos pueden esperar que regresen algunos patrones climáticos más fríos en las próximas semanas, posiblemente incluso con irrupciones de aire frío intenso.

Más notícias de la categoria Coronavirus



Comentarios

envía el comentario