Coronavirus: Los empleos que ya no volverán tras la crisis

Los expertos vaticinan una destrucción de empleo mayor una vez finalizada la crisis sanitaria.

Cola en la oficina de empleo
Tras la crisis sanitaria se prevé una mayor destrucción de empleo, especialmente de empleos poco cualificados. | EFE

El coronavirus ha traído como consecuencia una crisis económica que con toda seguridad se alargará en nuestro país una vez finalice la emergencia sanitaria.

Aunque por ahora la principal preocupación es frenar la pandemia no podemos ignorar los datos que señalan el hundimiento de nuestra economía. 

El mes de marzo se cerró con el peor dato de paro mensual de la historia de nuestro país con 302.365 nuevos parados. 

Unos datos que podrían ser mucho más negativos de no ser por los expedientes de regulación temporal (ERTES). A través de este mecanismo, las empresas que están paradas garantizan la continuidad de los empleados cuando se reinicie la actividad.

A pesar de las medidas económicas previstas para paliar los efectos de la crisis, es muy difícil augurar un escenario positivo donde la recuperación económica sea rápida y no se lleve por delante miles de puestos de empleo. 

Mayor destrucción de empleo

Uno de los primeros problemas que plantean los expertos es que la recuperación económica va a ser progresiva y desigual. No todos los sectores van a reanudarse con la misma rapidez, especialmente sectores tan estratégicos como el turismo. 

De esta forma, aunque el estado de alarma finalice, habrá muchas empresas que tardarán bastante tiempo en reactivar su flujo actividad habitual. Por ejemplo, una agencia de viajes o el sector hotelero. 

Esto supone que muchas empresas se verán obligadas a reajustar la plantilla de trabajadores, ya sea a través de reducciones de jornada o a través de despidos de trabajo. 

«Estamos viendo ya un gran número de despidos objetivos que alegan la insostenible situación de la empresa antes del virus, extinciones de contrato por no superar el periodo de prueba, despidos disciplinarios… Y cuando pase el estado de alarma, creemos que la destrucción de empleo va a ser mucho mayor», señala a 'El Confidencial' Tomás Roca, socio del bufete laboralista Roca Doménech.

Sin embargo, los despidos por ajustes de plantilla no serán una opción para las empresas que hayan realizado ERTES, pues a través de esta fórmula se comprometen a garantizar el mantenimiento del empleo dentro de seis meses

El problema es que muchas empresas no podrán garantizar la permanencia de los puestos de empleo si su actividad es tan escasa, por lo que, en caso de incumplimiento, deberán devolver las ayudas. Una situación que podría llevar a la quiebra principalmente a pequeñas y medianas empresas. 

Empleos poco cualificados

Sin embargo, otro de los problemas más preocupantes es que la destrucción de empleo que se está produciendo en estos momentos y que se puede seguir produciendo cuando acabe la crisis afecta en muchos casos a los puestos de trabajo de baja cualificación. 

Esto se debe principalmente a que son trabajos mayoritariamente físicos que no tienen la posibilidad de adaptarse al teletrabajo. Trabajos que, una vez finalizado el estado de alarma, no volverán a recuperarse si la actividad de su sector se resiente durante más tiempo.  

La preocupación por la pérdida de trabajos poco cualificados reside claramente en que afecta a los colectivos más vulnerables, a personas que ya se encuentran en una complicada situación económica a la que le tendrán que sumar la incertidumbre laboral.


Comentarios

envía el comentario