La contaminación cae hasta mínimos históricos en España ‘gracias’ al confinamiento

La reducción de emisiones de NO2, principalmente proveniente del tráfico, se ha reducido un 55% de media

Imagen del Paseo de la Castellana de Madrid vacío durante el confinamiento
El confinamiento ha vaciado las calles de toda España | EFE

La contaminación del aire urbano en España ha caído un 55 % desde la declaración del estado de alarma el pasado 14 de marzo, debido a la reducción drástica del tráfico y a la inestabilidad atmosférica, según las conclusiones de un informe de Ecologistas en Acción.

El informe ‘Efectos de la crisis de la Covid-19 sobre la calidad del aire urbano en España’, ha sido elaborado a partir de los datos oficiales de dióxido de nitrógeno (NO2) recogidos en 125 estaciones de medición de 24 ciudades españolas durante marzo de 2020 y de los diez años anteriores.

El estudio revela que en la última quincena de marzo pasado se ha producido una reducción ‘drástica’ del tráfico y un ‘desplome’ del dióxido de nitrógeno en las principales ciudades de España. Esta situación, junto con unas condiciones meteorológicas favorables, hacen que según los ecologistas se esté produciendo «una mejora sin precedentes de la calidad del aire, muy por debajo de los límites legales y las recomendaciones de la OMS».

Valores históricos

Estos niveles, según Ecologistas en Acción, «son los más bajos para la segunda quincena del mes de marzo de la última década en todas las ciudades analizadas», un mes en el que las estaciones superan frecuentemente el límite que marca la OMS.

Señalan además que la mejora de la calidad del aire se está notando tanto en el centro de las ciudades como en la periferia, si bien la contaminación registrada es mayor en las estaciones orientadas al tráfico que en las de fondo urbano.

Datos por ciudades

A nivel territorial, las ciudades de la cornisa cantábrica son las que menos han reducido sus niveles de contaminación en estos días de alarma, y entre ellas destacan Bilbao, San Sebastián, Oviedo, Pamplona o Santander, con bajadas de NO2 inferiores al 50%, un dato que Ecologistas en Acción atribuye a «factores meteorológicos no identificados».

Por el contrario, las ciudades del litoral mediterráneo son las que más han rebajado los niveles de dióxido de nitrógeno, y entre ellas destacan Alicante y Valencia, por encima del 70% y casi el 80% de bajada en sus estaciones.

En Barcelona y Madrid, que según los ecologistas tienen «un problema crónico de incumplimiento del estándar legal» de NO2, en la media mensual de marzo y por primera vez desde 2010, ninguna estación ha rebasado el valor límite anual.

Los efectos del NO2

Ecologistas en Acción recuerda que el NO2 es el contaminante típico emitido por los tubos de escape de los vehículos y por las calderas industriales y domésticas y provoca cada año en España alrededor de 7.000 muertes prematuras, según el Instituto de Salud Carlos III y la Agencia Europea de Medio Ambiente.

En el informe se afirma que en la última quincena han disminuido las partículas en suspensión y el ozono y se relaciona esta reducción con la de las emisiones de óxidos de nitrógeno y el tiempo lluvioso e inestable de los últimos días.

A la vista de estos datos, Ecologistas en Acción concluye que «la dramática situación» creada por la pandemia del coronavirus pone de manifiesto que la reducción del tráfico motorizado en las ciudades «tiene claros efectos en la disminución de la contaminación, algo que a su vez supone una importante mejora de la salud pública».

Por ello, hacen un llamamiento para que estos resultados marquen las futuras políticas de movilidad urbana con nuevas medias como la implantación de zonas de bajas emisiones, la recuperación del transporte público y el uso mayor de la bicicleta y el tránsito peatonal que sirvan de alternativas al vehículo privado a motor.


Comentarios

envía el comentario