Ejemplares consecuencias para el dueño de un negocio clandestino en Alicante en plena cuarentena

Los usuarios accedían con un código y disimulando con bolsas de la compra

Policias con mascarillas de guardia por Madrid
Agentes de Policía intervinieron el gimnasio | EFE

La Policía Nacional han cerrado en Alicante, gracias a la colaboración ciudadana, un gimnasio que mantenía la actividad deportiva pese al confinamiento. Los clientes accedían usando un código previamente acordado, según ha informado fuentes policiales

Los hechos se conocieron gracias a la llamada de un vecino a la sala del 091.  En ella alertaba de la existencia de un gimnasio delante de su casa en el que, a pesar de estar cerrado al público, se observaba tránsito de personas ataviadas con ropa deportiva. Estas personas llevaban bolsas o carros de la compra cuando accedían al interior, además se escuchaba música ambiente.

Los agentes se personaron en la dirección indicada y comprobaron que efectivamente se trataba de un establecimiento deportivo, que tenía la persiana bajada y aparentemente se encontrada cerrado al público.

Tres personas denunciadas

Los policías tocaron a la puerta y abrió un individuo que se identificó como «personal de mantenimiento» y que afirmó, en varias ocasiones, que se encontraba solo en el local.

Sin embargo, los agentes comprobaron cómo en la entrada del gimnasio había varias pertenencias depositadas (un carro de la compra, unas mascarillas) y ropa apilada en el suelo, y sobre bicicletas elípticas. Al volver a preguntar al que había abierto la puerta, admitió que sí que había dos personas realizando ejercicio.

Según la Policía, el código de acceso para acceder al interior que utilizaban era pasar desapercibidos por lo que requerían portar bolsas o carros de la compra, tocar al timbre, identificarse y acceder «discretamente» al gimnasio, que bajaba posteriormente la persiana metálica del exterior para dar sensación de cierre.

En el interior de un despacho se localizó a un varón y una mujer escondidos, por lo que se les realizó actas de propuestas para sanción con base en la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana por incumplimiento de las medidas impuestas en el Real Decreto.

Asimismo, se detuvo al identificado como «personal de mantenimiento», de nacionalidad española por un delito de resistencia y desobediencia y por incumplimiento sobre el cierre de instalaciones deportivas o de ocio.


Comentarios

envía el comentario