Bajada muy drástica y de récord de la contaminación en España tras el confinamiento

Grandes áreas urbanas como Madrid, Barcelona o Sevilla mejoran claramente la calidad del aire con el coronavirus

Imagen de las calles de Málaga vacías por el coronavirus
Las calles de toda España se han quedado desiertas por el coronavirus | EFE

La crisis del coronavirus está comportando un descalabro social y económico en media Europa por la parada total de miles de empresas y el confinamiento absoluto de la población española y de otros países. No obstante, este descenso acusado de la actividad humana también nos trae buenas noticias, y es que la contaminación ha bajado de forma muy destacable en las grandes áreas urbanas de nuestro país, con algunos récords.

Así lo indican los datos de las estaciones de medición de contaminación que Greenpeace tiene instaladas en Madrid, Barcelona y Sevilla, donde los niveles de NO2, gas contaminante generado especialmente por los vehículos rodados, han bajado drásticamente hasta datos que hacía mucho tiempo que no se veían.

El descenso empezó a ser muy marcado a partir del día 10 de marzo en Madrid y del 13 en Barcelona, días en que las dos ciudades vivieron las primeras medidas estrictas que restringía el movimiento de sus ciudadanos. El NO2 suele causar o agraviar enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

Drástico descenso a partir del día 14

La entrada en vigor del estado de alarma en toda España a partir del día 14 de marzo fue el golpe definitivo para hacer bajar bruscamente la contaminación en todo el país, con un récord que cabe destacar y que encontramos en Barcelona. En concreto, la ciudad condal registró el día 16 la jornada menos contaminada de los últimos 20 años, con solo 10 miligramos por metro cúbico (mg/m³) de densidad de NO2.

Para entender estos datos, se tiene que tener en cuenta que la cifra límite de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar la salud de las personas es de 40 mg/m³, cifra que Madrid y Barcelona superan a menudo, incumpliendo los parámetros internacionales. De este modo, ahora la ciudad condal tan solo registra un cuarto de la contaminación permitida, y gran parte del mérito lo tiene el hecho de que el tráfico se ha reducido en ambas ciudades un 60%.

Estos datos excepcionales también se han registrado en grandes zonas urbanas o industriales de los países donde hay confinamiento desde hace días por el coronavirus, como en el resto de España, el norte de Italia o Francia. También en China el descenso ha sido espectacular en las últimas semanas.

Reflexiones de caro el futuro

Con estos datos, Greenpeace hace un llamamiento a la reflexión de los gobiernos y la sociedad de cara al futuro, ya que, demostrándose el descenso de la contaminación sin tráfico, pide a las instituciones que, una vez pase el estado de alarma, se tenga en cuenta la clara mejora de la calidad del aire cuando no hay coches en las ciudades. Un precedente que puede servir para tomar nuevas medidas medioambientales cuando termine la pandemia para no repetir los errores, ya que, según la organización, cada año mueren en el mundo 4,5 millones de personas por la polución.


Comentarios

envía el comentario