Absoluta desesperación de las funerarias en España por coronavirus: «Los cadáveres de amontonan»

«En un año normal, cuando ya ha pasado el invierno, las cifras de muertes, sobre todo de personas mayores, se reducen considerablemente», explicaba

La muerte és uno de los momentos más dolorosos para familiares y amigos
Según el funerario, se encuentran desbordados por la situación | Cedida

Un trabajador de una de las funerarias de Madrid ha reconocido que la situación es extrema y que están desbordados. Antonio, que así se llama el trabajador, ha manifestado en una entrevista a la agencia Efe que se están llevando a cabo jornadas de doce y trece horas a causa del auge de mortalidad causado por el coronavirus.

Jornadas interminables

«En un año normal, cuando ya ha pasado el invierno, las cifras de muertes, sobre todo de personas mayores, se reducen considerablemente», explicaba.

Así, Antonio calcula que la media diaria de mortalidad en Madrid es de 25 fallecimientos, ahora la tasa se ha disparado y alcanza los 80 fallecimientos diarios.

Cadáveres prácticamente amontonados

A causa del coronavirus, las tareas de las funerarias ha crecido hasta un límite difícil de asumir. El funerario ha lamentado que no den abasto y que los cadáveres, prácticamente amontonados, se acumulen a la espera de llevar a cabo el funeral de la manera más segura posible.

«La gente está trabajando como nunca e incluso aquel que normalmente menos se involucran, ahora se ha puesto al máximo. Incluso han venido compañeros de otras provincias a ayudarnos», manifestaba.

Antonio ha explicado que, de momento, no tiene ningún compañero contagiado: «Será que lo estamos haciendo bien». Y prosigue diciendo que: «Lo más peligroso son los domicilios. Utilizamos buzos, monos plastificados, máscaras de calidad, gafas y tres pares de guantes para cada intervención».

Según ha explicado, la empresa para la que trabaja le ha proporcionado todo el material necesario para llevar a cabo su actividad. Algo que no ha ocurrido en todos los empleos, pues cabe destacar que las condiciones en residencias vistas en los últimos días no son recomendables. Lo ha corroborado él mismo, pues ha tenido que recoger a fallecidos en varias residencias de la capital.


Comentarios

envía el comentario