Laura Escanes, sorprendida con el tamaño de sus pechos: «Las peritas se han convertido en perazas»

La joven acostumbra a compartir cualquier novedad sobre su embarazo con sus seguidores
Laura Escanes, durant un acte promocional
Imagen de Laura Escanes | Instagram @lauraescanes

Como toda influencer, Laura Escanes acostumbra a compartir con todos sus seguidores cada cosa relevante que ocurre en su vida. La mujer de Risto Mejide no duda en utilizar su cuenta de Instagram (@lauraescanes) para comunicarse con sus seguidores e informarlos sobre su estado de gestación.

Una vida narrada a través de las redes

Escanes, al contrario que su marido, siempre se ha mostrado muy partidaria de mostrar su vida a través de las redes. Gracias a ella hemos podido ver como avanzaba su relación con el publicista, y, ahora, como evoluciona su embarazo.

A pesar de que Laura se expone públicamente, la pareja ha anunciado que no ocurrirá lo mismo con su hija Roma, que se mantendrá en el anonimato hasta que ella tenga capacidad para decidir lo contrario. 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Prontito

Una publicación compartida de Laura Escanes (@lauraescanes) el

 

Rejada, Laura Escanes subía a las redes sociales una fotografía en la que utilizaba el humor para comentar los cambios físicos que está experimentando durante el embarazo. La joven ha querido compartir con sus seguidores el espectacular crecimiento de sus pechos. «Las peritas se han convertido en perazas», escribía.

Sus fans no tardaron en responder con comentarios como «Luego serán melones» o «Con la subida de leche tendrás dos sandías, ¡prepárate!, jajaja».

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ahí la tenéis. La mano que monta la cuna. #WaitingForRoma #toelrrato

Una publicación compartida de Risto Mejide (@ristomejide) el

 

Sin duda alguna, la exposición pública de Escanes está contagiando a Risto Mejide, ya que esta misma semana, el publicista subía una fotografía de su mujer montando la cuna de su futura hija. «Ahí la tenéis. La mano que monta la cuna. #WaitingForRoma», escribía Risto, emocionado ante la inminente llegada de la pequeña Roma.



Comentarios

envía el comentario