El periodista David Gistau ha sido operado de una lesión cerebral tras desmayarse en un centro de boxeo

Los hechos sucedieron el 29 de noviembre y desde entonces está ingresado
David Gistau ha tenido que ser operado de urgencia | Instagram

Ha sido en estas horas cuando se ha dado a conocer que el periodista de 'El Mundo' David Gistau se encuentra atravesando un serio problema de salud. No obstante, los hechos tuvieron lugar el pasado 29 de noviembre, como ha hecho público el periódico 'El Español'.

En concreto, lo que sucedió ese día fue que aquel sufrió un desmayo que le llevó a ser trasladado hasta el hospital, donde se le tuvo que intervenir por una lesión cerebral y donde aún permanece ingresado.

 

David Gistau y su revés de salud

Según se expone, David estuvo entrenando, como hace habitualmente, en el Centro de boxeo Morales Box Chamberí de Madrid. Y fue justo al terminar la sesión, en la que no intercambió golpes con nadie, cuando se sintió mal. En concreto, comenzó a padecer un fuerte dolor de cabeza que le llevó a desmayarse.

De forma inmediata se le trasladó hasta el Hospital Clínico de Madrid al que llegó en un estado de inconsciencia, por lo que tuvo que ser ingresado en la UCI. Las pruebas que se le realizaron y el examen al que se le sometió determinaron que tenía un hematoma subdural en el cerebro, según cuenta 'El Español'.

Esa circunstancia hizo que los médicos tomaran la decisión de operarle de urgencia y hoy continúa en el mencionado centro hospitalario. Se ha dado a conocer que se encuentra estable y fuera de peligro, pero no está consciente. Es más, se desvela que los profesionales sanitarios han intentado despertarle en varias ocasiones, pero sin éxito ya que ha comenzado a convulsionar.

Por ese motivo se está a la espera de que sea el propio periodista el que despierte por sí solo y será en ese momento cuando se podrá realizar una evaluación para saber si la situación que ha sufrido le ha dejado o no secuelas. En cualquier momento podría producirse el que cobre la consciencia ya que su evolución, aunque lenta, es buena.