Muere el hijo adoptivo de Whitney Houston por sobredosis en Año Nuevo

Nick Gordon, exnovio de la hija de la cantante, alarga la maldición de la familia con las drogas

Montaje fotográfico con una foto de Bobbi Kristina, Whitney Houston y Nick Gordon junto a una foto en solitario de Nick Gordon
La muerte de Nick Gordon alarga la leyenda negra de la familia de Whitney Houston con las drogas | Metro

Nick Gordon, hijo adoptivo de Whitney Houston y ex novio de la hija de la cantante, Bobbi Kristina Brown, ha fallecido este 1 de enero como consecuencia de una sobredosis tras consumir drogas durante la noche de Año Nuevo.

Así lo ha confirmado su hermano pequeño, Jack Walker Jr, a la revista 'People'. «Estamos devastados por la pérdida de mi hermano. Deja un vació en los corazones de mi familia y sus amigos. La batalla de Nick en la vida no fue fácil. Estaré eternamente agradecido de que Dios me haya brindado un pequeño momento al final de la vida de Nick, y pude sostener su mano mientras se iba».

Según 'People', Gordon falleció a los 30 años en la noche de Año Nuevo tras sufrir un ataque al corazón derivado de una sobredosis. El joven fue trasladado al hospital Altamonte Springs, pero no pudo superar la gravedad de su estado y falleció poco después.

La muerte de Nick aumenta la leyenda negra de la familia. después de que Whitney Houston viviese parte de su vida con problemas de adicción a las drogas y falleciese con solo 48 años en 2012.

Su hija, Bobbi Kristina, murió en 2015 tras pasar 6 meses en coma tras ingerir un cóctel de drogas que el mismo Nick le había dado. Las drogas dejaron a Bobbi inconsciente, y Nick intentó reanimarla hundiendo su cabeza en un cubo de agua fría, pero terminó ocasionándole un daño cerebral irreversible que la dejó en coma durante meses. 

Según la autopsia, Bobbi había consumido una mezcla de alcohol, morfina, cocaína y marihuana antes de su muerte, y Nick fue condenado a pagar 44 millones de euros en daños a los administradores de la herencia de la joven. No se pudo confirmar si la muerte fue accidental o intencional. 

El abogado de Nick, Joe Habachy, también ha tenido unas palabras para despedirse del joven: «Es realmente angustiante haber presenciado de primera mano la devastación total que la adicción a las drogas ha causado entre un grupo de jóvenes amigos, todos amados y con un potencial inmenso. A pesar de todas las pruebas increíbles a las que Nick se ha enfrentado en los últimos años, puedo decir honestamente que trabajó duro para mantener mantenerse sobrio. Anhelaba una vida feliz y saludable con su familia».


Comentarios

envía el comentario