ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Leticia Sabater y su experiencia más surrealista: «Acabé con cagalera»

Leticia Sabater suele alquilar los fines de semana su casa por 350 euros la noche y tiene muchas anécdotas para contar
Leticia Sabater en una imagen de archivo | España Diario
 

Leticia Sabater, de 52 años, suele alquilar su casa por 350 euros la noche, siendo este «el mejor negocio de la vida» según admite durante su paso por el programa ‘Deluxe’, de Telecinco, además también contó la experiencia más surrealista que le ha tocado vivir este verano, entre otras.

Por un lado, una vez Leticia Sabater se llevó un susto cuando llegó a casa y se encontró que estaba la ambulancia frente a sus puertas. Por supuesto la cantante se preocupó, pero resulta que los inquilinos, un grupo de unos 25 años, habían hecho un fiestón. 

La consecuencia fue que uno de ellos bebió tanta cantidad de bebidas alcohólicas que tuvo que ser atendido por los servicios de emergencias médicas.

 

Leticia no alquila su casa a cualquiera

Pero eso no fue lo más sorprendente. Normalmente Leticia entrega la llave de la casa al inquilino y después se va a sus conciertos de fin de semana. No obstante, la cantante no alquila su casa a cualquiera, pues todos los candidatos pasan un filtro exhaustivo

Según sus palabras «no admito ni niños, ni perros en mi casa porque la moqueta es blanca». En el momento en que un posible huésped tiene una mala evaluación ya no le alquila.

Gran mariscada para cenar

Pues resulta que un inquilino que pasaba este fin de semana con su pareja en casa de la cantante, se quedó solo porque a su mujer la habían llamado por estar de guardia en su trabajo.

Por esta razón, el hombre llamó a Leticia Sabater y le propuso que fuera a tomar algo y ver el fútbol en casa. Por supuesto esa idea echó para atrás a la mujer, pues no lo conocía de nada, pero finalmente fue.

Lo que se encontró en el jardín de su casa fue «La cena más romántica del mundo. Con mariachis y con un ramo de rosas impresionante». Y además, con todo el catering y la mesa presentada de una forma impresionante. 

Y por si fuera poco, una gran mariscada que provocó en Leticia Sabater «una gran cagalera» por no estar nada acostumbrada a todos esos lujos.