ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

María Lapiedra y Gustavo González se mudan a Madrid y sus vecinos no les aguantan

Se han ido a vivir prácticamente al lado de la exmujer del paparazzi, algo que para muchos es una gran falta de respeto
María Lapiedra y Gustavo González | Instagram

 

María Lapiedra y Gustavo González cada vez dan más pasos para conseguir que su relación funcione. Ahora, ambos han decidido irse a vivir a un piso en Madrid, su ‘nidito’ de amor en San Sebastián de los Reyes. La mediática pareja ha decidido alquilar un piso por 1.000 euros al mes para empezar a convivir, y para poder estar más tiempo juntos.

María sigue viviendo en Barcelona con sus hijas, pero cuando viaja a Madrid podrá estar en su nuevo piso que comparte con el paparazzi. Se trata de una vivienda de 120 metros cuadrados, con 3 habitaciones y 3 baños, para que así los hijos de Gustavo también puedan ir a pasar allí algunos días con su padre.

Se mudan muy cerca de la exmujer de Gustavo

Sin embargo, la recién llegada de Lapiedra al vecindario está causando mucha polémica, principalmente porque vivirá a escasos 50 metros de la exmujer de Gustavo. Al parecer, desde la misma ventana del piso se puede ver la urbanización de su familia, algo que no parece molestar en absoluto a la exactriz porno, aunque si a sus vecinos.

El colaborador de ‘Sálvame’ fue el que eligió la ubicación de su nuevo piso con María para poder estar más cerca de sus hijos. Sin embargo, para muchos vecinos, es toda una provocación, ya que acusan al paparazzi de no pensar en cómo le sentará a su exmujer poder encontrarse con la calle a Lapiedra.

Los vecinos opinan: «Es una guarra»

«A mí nadie me ha dicho a la cara que soy mala vecina», ha asegurado María, pero en un reportaje se ha podido ver que las opiniones no son muy positivas en muchos casos: «Ellos sabrán, pero el daño que hacen es sobre todo a sus hijos… Han perdido los papeles», dice una vecina.

Otra mujer de la zona llega a calificar a Lapiedra como «una guarra», y también «guarro» a González por la decisión de mudarse a San Sebastián de los Reyes. Creen que Gustavo no ha pensado en el dolor que le causaría a su exmujer verle en la zona con su nueva pareja. 

Sin embargo, parece que a ellos les da absolutamente igual las opiniones del vecindario y lo que pueda pensar su exmujer. Gustavo se excusa diciendo que eligió el piso para estar cerca de sus hijos, y María llega a decir: «A mí me la suda, que se vaya ella».