Julián Muñoz cuenta todos los secretos de Isabel Pantoja: del 'vis a vis' en prisión a las infidelidades

El ex alcalde de Marbella ha concedido una entrevista para 'Lecturas' donde se arrepiente de su relación con Isabel Pantoja y la califica como «un calentón»
JULIAN MUÑOZ , SU ESPOSA MAITE ZALDIVAR Y LA CANTANTE ISABEL PANTOJA PASEANDO POR LAS CALLES DE MARBELLA EL DÍA DE ANDALUCÍA DE 2003
Julián Muñoz pasea por Marbella con Isabel Pantoja y Maite Zaldívar | España Diario

Julián Muñoz ha sorprendido a todos tras conceder una entrevista en la revista 'Lecturas' donde habla alto y claro sobre su relación con Isabel Pantoja y su paso por la cárcel. El ex alcalde de Marbella ha decidido romper su silencio y se ha mostrado muy arrepentido de su relación con la tonadillera asegurando que «fue un calentón».

«Me arrepiento. No me hubiera separado de Maite, fui un descerebrado. Eso no significa que el primer año no estuviera bien con Isabel» comienza recordando Julián y confesando que con Maite Zaldívar «fui feliz y lo tiré todo por la borda».

Durante la entrevista, hace un repaso de cómo fueron los primeros años de relación con Isabel Pantoja explicando que «me creía el rey del mambo por estar con la tonadillera más importante. Lo mío con Isabel fue un calentón. Durante el primer año sentí esa nebulosa de amor y poder. Nos perseguía la prensa, me sentía importante».

Julián Muñoz sostiene que la relación fue por puro interés por parte de ambos ya que Isabel se «enamoró de mi poder y yo de la parafarnalia».

El ex alcalde Marbellí también ha relatado cuándo se conocieron: «Al principio solo hablábamos por teléfono. Luego la vi en una feria de turismo. La relación física fue en Fuengirola, en su casa». Todo surgió en la clandestinidad para evitar que Maite Záldivar les pillara aunque afirma que «era y es muy lista».

La cárcel los separó

Cuando finalmente Julián Muñoz se separó de Maite y comenzó a vivir su romance públicamente con Isabel Pantoja, todo se fue a la borda tras el ingreso en prisión del ex alcalde: «Me dejó tirado. Si amas a una persona, vas. Entré en la cárcel y ella decidió separarse de mí. La llamaba. La primera vez estuve tres años en la cárcel. Ella me fue a ver a Jaén, aunque a los medios decía que no iba. Estuvimos en el vis a vis» relata en la entrevista.

La última vez que se vieron, Isabel Pantoja le pidió que se marchara: «Me llamó Fosky (el chófer) y me dijo: 'Está mi jefa en la casa'. Creo que yo estaba en Barbate con Karina (una exnovia). Hasta el lunes no llegué, entré y oí los tacones de Isabel. Me dijo: 'Llevo aquí desde el viernes. Vengo a decirte que te vayas'. 'Me iré cuando me dé la gana', le contesté. Me pidió las llaves del coche para ir a Fuengirola y nunca más la vi».

En sus declaraciones, Julián asegura que la tonadillera no entró en la prisión por haber tenido una relación con él sino «por sus cosas» y deja caer que a Isabel Pantoja «le gusta mucho el dinero». Además afirma con rotundidad que nunca «fui un mantenido» y que tampoco le fue infiel.

Asimismo asegura que los gastos diarios los pagaban entre los dos y que jamás la ayudó económicamente como ella dijo en el juicio: «Mintió. Yo le proporcionaba unos 70 conciertos. Era mi pareja y le regalé mi trabajo».

LA CANTANTE ISABEL PANTOJA JUNTO A SU HIJA CHABELITA Y SU NOVIO JULIAN MUÑOZ EN PUERTO BANUS
Julián Muñoz junto a Isabel Pantoja y Chabelita | España Diario

La relación de Julián con Kiko Rivera y Chabelita

Los hijos de Isabel Pantoja también han tenido un especial apartado durante la entrevista donde el ex alcalde marbellí guarda buen recuerdo: «Les guardo mucho cariño a los dos. Con Kiko tuve menos relación, estaba más en Sevilla. Fue muy respetuoso conmigo».

Chabelita fue con quien Julián tuvo una relación más estrecha ya que sostiene que la joven «vio en mí la figura de un padre, ejercí de padre con todo el cariño y el corazón».

Además no duda en romper una lanza a favor de Chabelita confesando que retomaría el contacto con ella: «Muchas veces me dan ganas de llamarla y darle un abrazo. Está sola y pegando banderazos y eso me duele. Ella vale y puede centrarse. Es una niña maravillosa» opina Julián.



Comentarios

envía el comentario