Las Navidades en familia pero más dolorosas de la viuda y exnovia de José Antonio Reyes

Ana López y Noelia López han querido pasar juntas estas fiestas para recordar al futbolista y para que sus hijos no pierdan el contacto
José Antonio Reyes y su mujer Noelia López | Instagram

Tristes Navidades las que deberán afrontar las familias de José Antonio Reyes, futbolista de 35 años que falleció el pasado junio en un accidente de tráfico. Desde entonces, las vidas de Noelia López, su mujer, y Ana López, su exnovia, no han vuelto a ser las mismas, y por supuesto, tampoco la de sus hijos.

Reyes tenía tres hijos, el mayor, que lleva su mismo nombre, fruto de su noviazgo con Ana López, y sus dos hijas pequeñas, Noelia y Triana, de Noelia López. Ahora, todas ellos se han quedado sin padre, marido y mejor apoyo, pero sin embargo, entre ellos existe un vínculo aún mayor a raíz de su muerte.

Ambas mujeres en la vida de José Antonio Reyes han querido apoyarse mutuamente en estas fechas tan difíciles tras la terrible pérdida, y han decidido celebrar la Navidad juntas y con sus hijos. 

Noelia López, Ana López y los tres hijos del futbolista José Antonio Reyes | Instagram

Con una entrañable estampa que Ana López ha publicado en su perfil de Instagram, la viuda y expareja de Reyes han decidido recordar al futbolista y sobretodo estar unidas en estos momentos para que sus hijos vivan una Navidad lo más feliz posible, y que no pierdan el contacto. 

Por ello, se han reunido en Baeza, Jaén, donde han aprovechado para que los tres hermanos puedan disfrutar de las tradiciones de este año todos juntos. 

Mensajes de gran dolor en las redes

Esta imagen no es la única que tanto Noelia como Ana comparten en sus redes sobre el futbolista fallecido. De hecho, cada día le tienen muy presente y le recuerdan en cada foto o mensaje, como uno de los más sentidos que publicó la viuda de Reyes al poco de su muerte:

«Amor de mi vida, no puedo soportar este dolor, que solitas nos dejas. Te llevas mis ganas de vivir. Hoy tengo que despedirme de ti pero no tengo fuerzas, te diré un hasta pronto porque tú y yo estaremos eternamente juntos. Espérame mi vida, volveremos a ser una familia donde estés. Ese día llegabas de un largo viaje y llegaste con quienes te daban vida, esa vida que ayer se nos fue. Ayúdame gordito porque no imagino la vida sin ti. Ayúdame a criar a nuestras hijas. Dame fuerzas, esas que no tengo. Te llevaremos en el pensamiento y vivirás por siempre en nuestros corazones. Nos has dado la mejor vida y nos dejas los mejores recuerdos. En los ojos de Noelia me mirarás y en la sonrisa de Triana sonreirás conmigo. Te amo y te amaré por siempre papi».