«Sara Carbonero y Sergio Ramos lo callan». El varapalo que ocultan de Casillas

El deportista se encuentra muy disgustado

Iker Casillas serio escribiendo en su móvil
Iker Casillas ha sufrido un duro varapalo | Instagram

Hace unas semanas se hizo público que Iker Casillas iba a presentarse a las elecciones para ser presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Una decisión esa que le llevaría a regresar con su esposa (Sara Carbonero) y sus hijos (Martín y Lucas) a España, dejando atrás su estancia en Oporto, en cuyo equipo militó como portero.

Tan ilusionado está con esa idea que, al parecer, el guardameta ya ha estado estableciendo contactos para intentar conseguir personas que le respaldaran para ocupar dicho cargo deportivo.

Sin embargo, en este sentido acaba de recibir un duro varapalo, del que no quieren hablar ni su esposa ni amigos como Sergio Ramos. En concreto, el hecho de que la Secretaria de Estado para el Deporte (Irene Lozano) haya decidido adelantar las citadas elecciones, a petición del también candidato y actual presidente de la RFEF (Luis Rubiales), no ha gustado a Iker. Exactamente se celebrarán antes de la Eurocopa, justo en la primera quincena de junio.

Si no ha sido de su agrado esa decisión es porque considera que la misma puede perjudicarle en tanto en cuanto aún no ha conseguido recabar todos los respaldos que esperaba. Y a eso hay que añadir que considera que otro aspecto que puede no serle beneficioso para ser elegido presidente es que estos días su casa portuguesa ha sido registrada por las autoridades como parte de una redada policial contra el fraude fiscal.

Hoy Casillas y Lozano se han reunido para abordar el mencionado adelanto electoral. En ese encuentro se le han expuesto los motivos del mismo y, aunque el ex guardameta ha dejado claro que cree que le perjudica notablemente, ha decidido continuar adelante con su candidatura.


Comentarios

envía el comentario