Gerard Piqué se podría quedar sin 2.500 millones de euros

Una de sus grandes apuestas económicas, en el aire
Piqué podría estar preocupado por el futuro de la Davis | EspañaDiario

En el aire los 2.500 millones euros que Gerard Piqué tenía presupuestados para su Copa Davis, el torneo de tenis por el que apostó el jugador del FC Barcelona.

Según parece, la Asociación de Tenistas Profesionales, conocida como ATP, no quiere tener varias competiciones similares a la Davis, un hecho que ha pasado este 2019 y que se repetirá casi seguro en 2020. La valoración del torneo celebrado en Madrid por Piqué tuvo varias críticas, de modo que el futuro es incierto.

 

Piqué quería invertir 2.500 millones de euros en 25 años

El presupuesto de la Copa Davis de Piqué es de 100 millones de euros anuales durante 25 años. Su empresa, el Grupo Kosmos, ha invertido parte de este presupuesto ya en 2019 e hizo un esfuerzo para contentar a Federaciones y tenistas con más presupuesto. Solo se quedó sin participar Roger Federer, para muchos el mejor jugador de todos los tiempos.

La primera edición, pero, no salió como se esperaba. Solo se llenaron los partidos de España, los horarios fueron un desastre con partidos de madrugada... Pese a esto, las valoraciones no fueron del todo negativas, ya que el resultado económico fue positivo. La apuesta de Piqué, pues, era positiva, pero necesitaba que solo hubiera un torneo como la Davis en el mundo del tenis. 

Ahora mismo se ve con mucha dificultad la posibilidad que la ATP Cup, el torneo parecido al de Piqué, desaparezca. Y eso sí que es una noticia nefasta para el jugador del FC Barcelona que podría ver comprometida su apuesta económica.

De momento, la empresa Rakuten, máxima patrocinadora del Barça, es el gran apoyo financiero de su torneo, pero como cuenta el portal 'Merca2', su relación con el mundo del tenis es muy limitada.

En caso de perder este apoyo, Piqué podría ver como esos 2.500 millones de euros se quedan en nada y como su Copa Davis no tiene el recorrido necesario para convertirse en un evento deportivo de prestigio y, sobretodo, que no tenga pérdidas económicas.