ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Fallece el columnista y poeta Manuel Alcántara a los 91 años

El estado de salud del poeta se había deteriorado hace unos meses
Imagen de Manuel Alcántara | La Coctelera/ Diputación de Málaga

 

De repente y sin esperarlo, así ha sido la muerte de Manuel Alcántara. Hoy, a las 12:00 horas, tras una vida llena de éxitos, el poeta, escritor y decano de los columnistas españoles ha fallecido, en su casa de Rincón de la Victoria, a los 91 años de edad.

El poeta, nacido en Málaga, se ha empapado durante la infancia de la cultura del boxeo, hecho que ha marcado su vida personal y periodística a lo lardo de los años. Cuando era un adolescente, Alcántara se mudaba a Madrid para estudiar derecho, carrera que finalmente terminó por abandonar cuando descubrió la poesía y el periodismo.

Hasta hace unos meses, Alcántara aún seguía en activo como columnista de 'Diario SUR', periódico para el que ha colaborado durante más de 30 años, llegando a escribir un total de treinta mil artículos.

El escritor también ha trabajado para 'Marca', periódico para el cual realizaba crónicas de boxeo y gracias a las cuales ha alcanzado la fama. «El boxeo es una herencia gladiadora y el único deporte donde los protagonistas se abrazan antes y después de usarse», escribía en uno de sus artículos más emblemáticos.

Una biografía densa

Durante años, Manuel Alcántara ha supuesto el auténtico paradigma del columnismo. Su dedicación y es fuerzo han servido como inspiración para muchos otros periodistas y escritores.

Además de dedicar parte de su tiempo a escribir para los periódicos, Alcántara también ha dedicado parte de su tiempo a la poesía. En su poema '¿Quién habló de victoria? Sobreponerse es todo', hablaba sobre la necesidad de vivir la vida con positividad, algo que sin duda ha llevado a cabo hasta el final de sus días. «Hay que prohibirse el pesimismo. Hay que prohibirse la desolación. La vida sigue. Lo más importante que puede hacer el ser humanos es sobreponerse. Todo lo demás se da por hecho», decía el emblemático poema.

Manuel Alcántara durante un evento | La Coctelera

 

Quizás por tener una vida tan intensa, Alcántara nunca le había tenido miedo a la muerte y así lo hacía saber a través de uno de sus versos: «No pensar nunca en la muerte y dejar irse las tardes mirando como atardecer. Ver la mar enfrente y no estar triste por nada mientras el sol se arrepiente. Y morirme de repente el día menos pensado. Ese en el que pienso siempre» Y así nos ha dejado, sin que nadie lo esperara y en el momento menos pensado.

La escritura, su vía de escape

A punto de cumplir el siglo de vida, Alcántara reconocía haber vivido tantas épocas «que ya no sé a cuál pertenezco». El poeta siempre ha presumido de llevar una vida desordenada y de vivir viviendo el día a día, sin embargo a pesar de eso, Alcántara se mostraba como un hombre ordenado en cuento a trabajo se refiere. «Mis únicos privilegios han sido no tener jefes ni hora de levantarme. Trabajar cansa y además, como descubrió Balzac, no embellece. Siempre me he definido como un trabajador fatigable».