Cayetano Rivera explota contra la prensa: «¡No merecéis nada!»

El diestro todavía continua enfadado tras los rumores que le relacionaban con Karelys Rodríguez
Cayetano está muy enfadado con la prensa | La Coctelera

Cayetano Rivera no puede más. Después de que salieran a la luz las fotos con Karelys Rodríguez en Londres donde se especulaba que el diestro habría podido ser infiel a su mujer, Eva González, el matrimonio no está pasando por su mejor momento. A ambos les esperan unas navidades complicadas y muy lejos de una bonita estampa navideña teniendo en cuenta que el foco mediático continúa en ellos semanas después de los rumores.

El diestro ya ha expresado en más de una ocasión el enfado que siente tras las informaciones que han ido saliendo anunciando medidas legales contra todos los que se atrevan a afirmar que le ha sido infiel a su mujer: «Voy a demandar a todo aquel que tenga responsabilidad. Son unas especulaciones que hacen daño a mi familia, a mí y que atentan contra mi honor» afirmaba en un comunicado.

Sin embargo, a pesar de que poco a poco la historia va quedando al margen, lo cierto es que el daño ya está hecho y no hay nada que se pueda hacer para que Cayetano y Eva vuelvan a la normalidad de un matrimonio feliz con una estrenada paternidad. Cada movimiento de la pareja es seguido por la prensa y analizado con tal de poder sacar algo en claro sobre cómo están llevando la situación.

Eva González y Cayetano Rivera cansados de la prensa | La Coctelera

La ausencia de Eva en la boda de un amigo de Cayetano a cuya celebración asistió solo y las imágenes de la presentadora saliendo sola de una notaría, avivaban todavía más el fuego sobre posibles problemas conyugales. Justamente ha sido la presión mediática por la que están pasando lo que ha provocado que el diestro haya increpado a la prensa a la entrada de su casa.

Cuando Cayetano Rivera regresaba de hacer ejercicio, un grupo de periodistas le esperaba en la puerta para saber cómo se encontraba y conseguir así alguna nueva información. Sin embargo, lo único que consiguieron fue una rotunda respuesta por parte del diestro que se mostró muy enfadado: «¡No merecéis nada!» les espetó cuando regresaba de correr por Sevilla.