Salen a la luz las declaraciones que Raquel Sánchez Silva hizo tras la muerte de Mario Biondo

El programa italiano 'Le Iene' (Las Hienas) ha hecho públicas las declaraciones que hizo la presentadora delante de un juez
Raquel Sánchez Silva no puede dejar atrás la muerte de su marido | Gtres

 

La presentadora Raquel Sánchez Silva no puede descansar ni pasar página por la muerte de su marido, el cámara Mario Biondo, fallecido en 2013. Después de que fuera hallado en su domicilio ahorcado, la policía española dictaminó que el joven se suicidó, sin embargo, la familia de Biondo no lo tenía tan claro y decidió reabrir el caso.

El caso quedó cerrado en España, pero la Fiscalía de Palermo (Italia), ciudad natal de Mario y donde existe una causa por homicidio, habría recibido cinco informes periciales –cuatro italianos y uno español– que contradicen la tesis del suicidio y concluyen que Mario solo pudo morir asesinado.

Las declaraciones de Raquel Sánchez Silva ante la fiscalía italiana

La familia de Mario Biondo tiene claro que el joven no pudo haberse suicidado y por ello llevan seis años luchando para que los tribunales les den la razón y hallar al verdadero culpable. Fue precisamente la insistencia de la familia lo que llevó a Raquel Sánchez Silva a declarar en los juzgados de Plaza de Castilla, ante fiscales italianos, sobre las posibles causas que envolvían la muerte de su marido.

Ahora han salido a la luz las declaraciones que la presentadora hizo en 2013 y muestran a una Raquel hecha polvo y que incluso llega a negarse a contestar a algunas preguntas por considerarlas injustas. Raquel solo contesta con «no me acuerdo» y alguna que otra evasiva que hacen que los abogados le recuerden que lo que está en juego es una acusación por «homicidio» en Italia.

Las imágenes las ha hecho públicas un programa de Mediaset Italia llamado 'Le Ieni '(Las Hienas) teniendo una gran repercusión en el país italiano. El programa asegura que intentan recabar información sobre las «incongruencias» que presentan las investigaciones realizadas en España y en Italia. Estas se basan, principalmente, en la hora de la muerte y la relación con el traficante y las drogas.

Lo que Raquel Sánchez Silva declaró ante el juez

Las preguntas a las que hace referencia las imágenes difundidas por la televisión italiana giran en torno a la relación de Mario Biondo con las drogas y acaban relacionando a la presentadora con un traficante de drogas italiano al que el cámara llamó antes de su muerte y que ella niega conocer pese a las pruebas del juez.

El fiscal italiano revela a Raquel que Mario tenía una copia de seguridad de su móvil en su ordenador y en esa copia se puede comprobar cómo la presentadora tenía al traficante en su lista de contactos y había entre ellos mensajes y llamadas. En ese momento, la presentadora reclama amparo al juez por estar hablando de su intimidad.

 

 

«Está hablando de mi móvil, señor juez. Necesito pedirle amparo. ¿Por qué estamos hablando de mi móvil? Quiero que me lo explique». Las evasivas de la presentadora llevan a los fiscales a advertirle de que «podría ser incriminada en Italia» y que si no responde con claridad a las contradicciones «podría ser imputada por homicidio». Ante estas palabras Raquel Sánchez Silva contesta claramente molesta: «¿Yo, que soy ciudadana española, tengo que aguantar que me amenacen con investigarme en Italia, señor juez? No me parece justo».

El fiscal italiano continúa con su interrogatorio e insta a la presentadora que conteste: «Nadie la está amenazando, solo pidiendo que responda a la pregunta: ¿Ha intercambiado mensajes y llamadas con el traficante? Responda, por favor», a lo que la española contesta: «Le estoy diciendo que no me acuerdo».

Comentarios