Críticas a Mar Flores por su posado en Puerto Rico horas después del terremoto

La modelo ha colgado una imagen que no ha gustado a más de uno

Algunos personajes famosos utilizan Instagram con tanta asiduidad que parecen no ser conscientes de la imagen que a veces proyectan a través de su red social favorita.

El último ejemplo de post que está suscitando polémica por su frivolidad y falta de sensibilidad es el que ha publicado la modelo Mar Flores en su cuenta de Instagram. Posando con un divertido y veraniego conjunto de falda y top en colores amarillo y naranja, sonriente, despreocupada y estupenda, Flores acompaña la serie de fotos agradeciendo el 'cariñoso' recibimiento que unos amigos suyos le han hecho a su llegada a Puerto Rico.

El hecho no tendría más interés de no ser por como continua el texto, en el que añade 'horas después del terremoto' que ha sacudido la isla y la ha sumido en el caos produciendo graves daños y desperfectos, como hacía más de cien años que no se recordaban en la isla. 

 

Críticas al posado de Mar Flores en medio de la tragedia de Puerto Rico

A pesar de que Mar Flores se suma a las muestras de 'apoyo a los afectados' y da 'su cariño a esta gente que sonríe siempre pase lo que pase', cierra su desenfadado post con un 'Yo soy Boricua, pa que tú lo sepas' acompañado del hastag  'marfloreslifestyle' que utiliza habitualmente para sus posts más elegantes, glamourosos o para mostrar sus idílicas estampas familiares.

 

 

 

Tal como algunos de sus seguidores ya le están haciendo notar, presumir de modelito y sonreir para la foto mientras Puerto Rico aún está en estado de shock por la tragedia que ha vivido hace pocas horas no parece la mejor forma de solidarizarse con las víctimas del terremoto. Entre los comentarios que pueden leerse a la publicación, hay quien le pregunta a Mar 'si es de este planeta' y también le cuestionan que se refiera a 'horas después del terremoto, como quien dice: horas después de la fiesta'.

Las fotografías están realizadas durante su visita al Castillo de San Felipe del Morro, también conocido simplemente como 'El Morro'. Se trata de una ciudadela española construida entre el siglo XVI y XVIII en el extremo norte de Puerto Rico.