Cristina Castaño: «La muerte de mi padre fue un momento hermoso»

La actriz ha confesado como ha vivido la muerte de su padre en el momento más alto de su carrera
Cristina Castaño en una imagen de archivo. | cedida

 

Sin duda, Cristina Castaño ha conseguido convertirse en una de las actrices más reconocidas de nuestro país. La joven empezaba su trayectoria profesional en 'Al salir de clase' y tras una mala época el finalizar la serie, la actriz no ha pasado de cosechar éxitos.

«Cuando entré en 'Al salir de clase' pensé que lo tenía todo hecho. Me volví conocida, gané dinero… Pero no hubo otro personaje en televisión, no hice ninguna película. Lo pasé muy mal, la verdad. Menos mal que esa época me pilló estudiando interpretación. Ensayar textos de grandes autores me llenaba el alma, se me pasaban las horas sin darme cuenta. Estudiar me salvó de aquella época sin trabajo y me mostró la actriz que podía llegar a ser», asegura.

«Las exigencias que me da la profesión han hecho que me transforme, me lo ha ido pidiendo un trabajo en el que me dejo el alma con cada nuevo personaje, porque mi pasión es mi trabajo», confiesa ahora la gallega, que además de ser actriz en la pequeña pantalla también lleva un año de gira teatral.

La serie 'Toy boy' o la película 'Lo dejo cuando quiera' han sido alguno de sus proyectos a lo largo del pasado 2019, y sin duda el 2020 se presenta mucho mejor, ya que dará el salto al inglés con una serie en la BBC.

 

Su carrera profesional tras 'Al salir de clase'

A pesar de que era joven, Cristina decidió realizar un cambio de vida para involucrarse en el musical 'Cabaret'. Gracias a el, la actriz dejó de fumar y de salir por la noche para centrarse en su carrera profesional. 

«Dejé de fumar cuando acepté el personaje, no me podía permitir una gripe de un mes por un cigarrillo. Y dejé de salir por la noche. Jamás he faltado a una función por enfermedad. No recuerdo el cansancio físico. Tiene que ver con estar enfocada en algo. Así que yo, para atrás, solo iría por recuperar la piel tersa de los 25», reflexionaba para una revista.

Su verdadero salto a la pequeña pantalla ha llegado con 'La que se avecina'. La gallega ha confesado que en un principio la serie no iba del todo bien pero «se mantenía en antena porque a los jefes les gustaba, pero arrancaron los pases en Factoría de Ficción y el público le dio una segunda oportunidad. Estoy muy orgullosa de ese trabajo y me costó mucho dejarlo, aunque siento que hacerlo me ha revalorizado ante cierta profesión, que no me veía haciendo otra cosa».

En medio de tanto éxito, la actriz ha tenido que hacer frente a la muerte de su padre, aunque eso sí, Castaño no lo recuerda como algo trágico: «No lo recuerdo como algo traumático ni doloroso. Aquella noche estaba sedado, yo sabía que se iba. Le dije que podía hacerlo, y que lo hiciera tranquilo. Me pareció uno de los momentos más hermosos de mi vida, porque me siento honrada de haberle acompañado en su paso a ese otro lugar que no conocemos. Siento que la muerte es un tránsito, igual que el nacimiento. No sabía que iba a afrontar la muerte así, a él lo sigo sintiendo. Se fue como quiso, sin dolor y rodeado de sus seres queridos. Ojalá hubiera vivido diez años más, pero si se tenía que ir, que fuera así. Años después, cada noche me subía al escenario en Cabaret y sentía que era él quien me tocaba el piano. Hubiera sido el hombre más feliz del mundo viendo a su hija en un musical en la Gran Vía».