«Esta vez creía que me moría». La cantante española de 31 que está muy enferma

Las palabras de la artista tras su última recaída no dejarán indiferente a nadie

Fotografía de la cuenta de Instagram de Ivette Nadal en un concierto
Ivette Nadal en uno de sus conciertos | Instagram (@ivettenadal)

Ivette Nadal es una cantautora y poetisa española que quizás algunos de vosotros ya conozcáis. Su primer disco fue en el año 2008, cuando tenía 20 años.

Después del año 2012 la cantautora catalana tuvo que realizar un parón musical a causa de la anorexia, enfermedad que le lleva acompañando desde que tenía 9 años y que se acentuó de los 23 a los 27.

Ahora, con 31 años, Ivette ha vuelto a recaer y lleva acudiendo al Hospital Universitario MútuaTerrassa desde hace cuatro meses. Ivette le ha concedido una entrevista a Albert Om para el programa 'Islàndia' de RAC1.

«El hospital es otra especie de escenario donde vengo de vez en cuando» sentenciaba la cantautora al comienzo de la entrevista. El testimonio de Ivette es necesario para que nos concienciemos de que esta enfermedad no es un 'capricho', y de que hay que empezar a vencer los estigmas creados por la misma: «Me llamaban 'anoréxica' como insulto. A mi no me preguntan, ¿Cómo estás?, me preguntan ¿Ya comes?». La cantante ha confesado que logró mantener controlada la anorexia por etapas, pero después de ser madre ya no pudo hacerlo.

También aprovechó para reivindicar que la sociedad tiene una imagen «muy superficial» de la enfermedad. «La comida es la excusa, lo que se ve. Pero también te falta alimentación emocional. La anorexia no es un capricho, es una enfermedad mental» afirmaba la catalana.

Después de más de 10 años con recaídas, Ivette llegó a la última, la más grave sin duda, hace unos meses: «Esta vez pensaba que me moría. Sufrí mucho. Me asusté muchísimo. Esta vez me encontraba muy mal físicamente y no me veía con la fortaleza de luchar. Estaba muy preocupada, ni yo ni mi familia lo veíamos claro».

La cantautora también ha dicho que se había subido varias veces al escenario con una imagen «no adecuada, con peso de riesgo». Y este es el motivo por el cual decidió no hacer actuaciones durante un tiempo, ya que «no quería ser un mal referente para nadie».

Además, ha aprovechado para recordar que la anorexia no es «solo una enfermedad para gente joven». Ivette cuenta que decidió empezar a tratarse con 25 años, y que encontró muy pocos hospitales a los que ir. «He visto negocio con esta enfermedad. Hay tratamientos caros que muchas familias no se pueden pagar».

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Ivette Nadal (@ivettenadal) el

Parece que ahora Ivette se encuentra mejor, aunque ante la pregunta de Albert Om de «¿Y ahora?», ella ha contestado que «siempre está la desconfianza». Una respuesta que, sin duda, nos deja un sabor agridulce. Desde aquí le damos mucha fuera a Ivette para poder verla pronto encima de los escenarios.


Comentarios

envía el comentario