Borja Thyssen absuelto de un delito por fraude fiscal por falta de pruebas

El hijo de Tita Cervera gana la primera batalla contra la Fiscalía que le pedía dos años de prisión
Borja Thyssen queda absuelto por falta de pruebas | La Coctelera

Borja Thyssen ha ganado la batalla judicial tras salir absuelto del delito por fraude fiscal que le imputaban por el cual fue a juicio el pasado 13 de noviembre. El hijo de la baronesa podrá respirar tranquilo al saber que no deberá enfrentarse a dos años de prisión que le pedían por afirmar que vivía en Andorra en 2007, evitando con ello pagar los impuestos derivados de una exclusiva que concedió para la revista '¡Hola!'.

Después de conceder una entrevista por la que se retribuyó al friolera cantidad de 1,4 millones de euros, la Fiscalía pidió para el hijo de Tita Cervera un mínimo de dos años de prisión, junto con una multa de 595.000 euros y el pago de 592.557 euros, para saldar su deuda tributaria derivada de la exclusiva que concedió en 2007 donde se cubría su boda con Blanca Cuesta y el anuncio de su primer embarazo.

La acusación mantuvo que Borja había fingido residir en Andorra durante esa época para evitar pagar los impuestos pero finalmente el juez ha considerado que no hay pruebas que justifiquen dicha acusación ya que no se ha podido certificar que en 2007 residiera en España. Así pues, el juzgado de lo penal 22 de Madrid señala que en caso de duda debe ser absuelto.

El propio Borja Thyssen aseguró durante el juicio que las fotos que se mostraban en la exclusiva «eran de archivo» por lo que no se podría demostrar que él estaba en España en las fechas en las que se hicieron los artículos, además también aportó su permiso de conducir para demostrar que su vivienda estaba en Andorra. Por la parte contraria, las pruebas aportadas por la Fiscalía— como facturas o cuotas mensuales realizadas en España— tampoco han sido suficientes para probar que residía en España. Con lo que, ante la duda, Borja Thyssen ha quedado absuelto.

Pero los problemas fiscales no terminan para el hijo de la baronesa, al que aún le queda una causa pendiente junto a su mujer, Blanca Cuesta, por haber defraudado un total de 336.417,89 euros del ejercicio fiscal del 2010 a Hacienda por la compraventa de acciones en varias empresas. En esta causa se enfrentan a la petición de tres años de prisión y un millón de euros de multa.