Lucía Rivera y Marc Márquez sellan su amor con un apasionado beso tras su victoria en Cheste

La modelo estuvo presente en la última carrera del campeonato donde el piloto se alzó con el premio de campeón del mundo
Lucía Rivera y Marc Márquez sellan su amor con un beso | Instagram

La última carrera de la temporada de motociclismo en la categoría reina llegó a su final el pasado fin de semana en el circuito Ricardo Tormo de Cheste, Valencia, donde una vez más Marc Márquez se convirtió en campeón del mundo.

El de Cervera vivió una de sus competiciones más especiales ya que contaba con el apoyo incondicional de su chica, Lucía Rivera, que asistía feliz a la proclamación como campeón mundial de su chico. La hija de Blanca Romero no pudo contener el entusiasmo y se fundió en un apasionado beso con Márquez ante la atenta mirada de los medios allí presentes convirtiéndose en una de las imágenes más importantes del momento.

La modelo no quiso perderse un momento tan importante en la vida del piloto y dejó su agenda profesional aparcada para poder estar presente en el circuito valenciano donde también asistieron la madre de Márquez y su hermano pequeño Martín, declarado fan del piloto.

Lucía Rivera publicaba en las stories de su Instagram una fotografía de Marc Márquez junto a su hermano pequeño acompañando la instantánea con dos emoticonos de una cara con la baba cayéndoseles de la boca y la frase: «Estos dos campeones me tienen…». Una muestra de que la hija de Blanca Romero y Cayetano Rivera ha sido bien recibida por la familia del piloto. Además la propia Blanca también acudió al circuito produciéndose así el encuentro de las dos familias.

Lucía Rivera compartió una foto en sus stories | Instagram

Es evidente que la pareja está atravesando por uno de los mejores momentos de la relación donde no dudan en hablar abiertamente sobre lo que sienten el uno por el otro. Sin ir más lejos, Lucía Rivera se deshacía en halagos al hablar sobre Marc Márquez: «Me inculca muchos valores de esfuerzo. Entrena mucho y se lo curra mucho. Es un buen hijo, hermano, novio, nieto, es todo. No me puedo quejar».