Camilo Sesto vivió un auténtico drama antes de morir

La familia y los amigos del cantante arremeten contra su gestor y le acusan de aislarlo y manipularlo

Camilo Sexto ha vivido una vida llena de altos y bajos
Camilo Sesto fue manipulado por su administrador, Cristóbal Hueto, según su círculo más cercano | TVE

Cristóbal Hueto, administrador del fallecido Camilo Sesto, sigue estando en el disparadero y continúan saliendo diferentes personas cercanas al cantante que acusan a su gestor de aislar a su jefe, apartarlo de sus seres queridos y manipularle.  

Hueto se defendió en su día explicando que estaba «muy molesto» con las acusaciones, pero Lourdes Ornelas, la mexicana que hizo padre a Camilo, dijo que el administrador era «la mano que mece la cuna».

La verdad es que el administrador confirmó que le había ocultado a su jefe todo esto: «A Camilo no he querido decirle nada porque sé que a él le duele y que lo pasa mal. Lourdes fue alguien muy importante en el pasado», apuntó entonces.

Camilo Sesto y Cristóbal Hueto
Camilo Sesto junto a su misterioso administrador, Cristóbal Hueto | Cedida

 

Ángela Portero, periodista del corazón, ha entrevistado a Ángel Martín, una especie de segundo hijo para Camilo Sesto que necesita desahogarse: «Porque tengo una pena y una rabia inmensa. Camilo lo ha sido todo para mí. A él le debo lo que soy. Me contagió su pasión por la música, me educó y me cuidó. Mi hermano y yo llegamos a su casa cuando yo tenía ocho años...¡imagínate! Camilo nos pagaba el colegio y nos criamos con él, en su misma casa hasta que, unos años después, construyo otra casita en el jardín para nosotros», decía Martín. 

Ángel también se refiere a la mala salud del cantante: «Estaba muy castigado con el hígado y el riñón, muy tocado. Hace un año tuvo una recaída del riñón y entonces sí nos avisaron y pudimos estar a su lado, pero esta vez no nos avisaron», afirma. 

Camilo Sesto sigue envuelto en la polémica, ahora por culpa de su administrador | Europa Press

 

«Ellos debían saber que estaba muy mal y no dijeron nada. Si hubiera podido le hubiera dado mi riñón. Le hubiera dicho: coge el que quieras de los dos porque tu me has dado la vida y no sé cómo pagarte», dice el que casi como un hijo para Camilo Sesto. Dice que la de Camilo era «una soledad en parte deseada y en parte impuesta por Cristóbal que era quién manejaba su vida», apunta señalando al administrador. 

«Cristóbal no ha estado tantos años como dice. No lleva 20 años a su lado porque yo me fui con 26 años de la casa pero ahí seguía trabajando gente con la que he mantenido el contacto y él no estaba. Lo que sí te puedo decir que en los últimos años controló todos los aspectos de la vida de Camilo y fue quitando a todos de en medio», concluye su testimonio Martín.


Comentarios

envía el comentario