INVITACIÓN OFICIAL:

¿Te encantan Mercadona, Zara, Primark o Carrefour? Este es tu grupo. Únete al Grupo OFICIAL de Facebook de compras y moda. ¡PINCHA AQUÍ!

Sal de dudas: Cuántos días tienes que bañarte a la semana

Según los expertos bañarse todos los días es perjudicial, pero ¿cuál es la frecuencia recomendada?

Hay quienes no pueden empezar el día en condiciones sin una buena ducha. Para otros, el baño es el ritual de todas las noches antes de ir a dormir. Bañarse es una costumbre muy normalizada en nuestra sociedad, tanto que según una estadística España es de los países de Europa donde más nos duchamos con una media de 6,8 veces a la semana.

Sin embargo, cada vez más expertos recomiendan una frecuencia menor a la hora de lavar nuestra piel porque, según varios estudios, eliminamos sustancias que genera el propio cuerpo para protegerse de gérmenes y bacterias. Según los especialistas, lavarse todos los días va en contra de la limpieza bacteriológica, aunque pueda parecer una contradicción.

Cuántas veces hay que ducharse

Según la doctora Elaine Larson, experta en enfermedades infecciosas de la Universidad de Columbia, Estados Unidos, bañarse dos veces a la semana es suficiente. Para ello recomienda lavar las zonas donde se producen secreciones con olores más fuertes, como orificios, ingles y trasero, y no aplicar demasiado jabón al resto del cuerpo.

¿Cuáles son las consecuencias de bañarse con demasiada frecuencia? La piel seca y escamada abre las puertas de nuestro organismo a gérmenes y bacterias, y ducharse en exceso puede romper el equilibrio del ecosistema de nuestra piel, que es el primer filtro del organismo.

La pregunta cuántas veces hay que bañarse es muy relativa, depende de la actividad física, el clima, el entorno, la edad e incluso las características de nuestro organismo. El doctor Brandon Mitchell, de la Universidad George Washington, coincide en que lavarse todos los días es perjudicial y también cree que dos días a la semana es suficiente, también para el pelo.

Cómo hay que ducharse

No sólo es importante la frecuencia si no también el tiempo que estamos bajo el agua. A los españoles nos gusta pasar mucho rato en la ducha, una media de 8,3 minutos. Sin embargo, los expertos recomiendan limitar el tiempo y cambiar periódicamente la esponja, que puede ser un foco de propagación de bacterias.

Lo más recomendable es una ducha corta con agua fría y templada, usando jabones neutros con bajo contenido en detergente. Tampoco hay que abusar de los exfoliantes, y es siempre preferible el secado al aire libre o, en todo caso, utilizando una toalla suave.

Las toallas también son elementos sensibles de transmitir hongos, bacterias y gérmenes, y es otra de las cosas que haces mal: debes cambiarla cada dos o tres días, según los expertos. También es importante que tengas tu propia toalla y no la compartas con nadie.



Comentarios

envía el comentario