ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El grave peligro de abusar de los productos 'sin azúcar'

La famosa etiqueta 'sin azúcar' esconde detrás algunos síntomas un tanto incómodos que todos deberíamos tener en cuenta
Imagen de archivo de varios chicles. | Cedida

 

Es la era de lo ‘fit’, lo’ healthy’, ‘light’, ‘fitness’, ‘fresh’… en definitiva, de comer saludable. Cuidarse el físico y la salud, ahora más que nunca, es tendencia. Cuerpos de escándalo en televisión y en Internet nos atacan las 24 horas del día haciéndonos caer en la cuenta de que debemos bajar algún kilo de más o, simplemente ingerir menos cantidad de grasas y azúcar. Es en este momento cuando nos concienciamos y decidimos (sólo algunos) sustituir los tentadores snacks para entre horas por algo más sano y menos calórico como por ejemplo… unos chicles sin azúcar. Aunque cuidado, no te atiborres porque puede que acabes perdiendo algún kilo que otro, pero en el baño y de golpe.

Un consumo excesivo de chicles o caramelos de los llamados 'sin azúcar' puede tener efectos laxantes en nuestro organismo. Así lo explica el tecnólogo de los alimentos Mario Sánchez en una entrevista para 'El Español', también autor del blog de divulgación Sefifood, «esto es debido a la presencia de algunos polialcoholes como el sorbitol o el xilitol, unos edulcorantes que la industria utiliza para su producción», aclara. «Este efecto se produce en nuestro intestino grueso debido a que los polialcoholes están formados por hidratos de carbono no digestibles, los cuales fermentan por la acción de bacterias, produciendo, en exceso, diferentes efectos gastrointestinales no muy agradables».

También lo confirma la FDA, la agencia estadounidense responsable de la regulación de los alimentos y los medicamentos. «Los alcoholes de azúcar también pueden producir gases abdominales, distensión abdominal y diarrea en algunos individuos porque no son absorbidos completamente por el cuerpo y son fermentados por bacterias en el intestino grueso»

 

Un consumo excesivo de chicles o caramelos de los llamados "sin azúcar" puede tener efectos laxantes | Pixabay.

 

Pero, ¿y esto no está regulado por ley?

Según la legislación, es obligatorio incluir la advertencia de 'un consumo excesivo puede tener efectos laxantes' cuando el contenido de polialcoholes supere el 10% de la composición total del producto, explica Mario. «Debemos tener en cuenta que productos como los chicles o caramelos van a tener una concentración bastante alta de los mismos, por lo que no conviene comer muchos a la vez si no queremos ir corriendo al WC».

Tampoco debemos olvidar que los chicles son un alimento (ya que a través de ellos ingerimos algunos pocos nutrientes) que, al igual que el resto de productos que podemos encontrar en el supermercado, se someten a todo tipo de controles de seguridad para que su ingesta sea segura y no suponga ningún problema para nuestra salud. Además, la cantidad de chicles, caramelos o bollos sin azúcar que hay que tomar para que tengan un efecto laxante en nuestro organismo va a depender principalmente de cada uno de nosotros. 

La mala noticia es que los chicles o los caramelos no son los únicos alimentos en los que se utilizan estos polialcoholes con potenciales efectos laxantes. También podemos encontrarlos en productos de repostería o en los caramelos sin azúcar. «Este tipo de edulcorantes están en chocolates, magdalenas, refrescos… En definitiva, todo aquel producto que tradicionalmente tiene un sabor dulce y - no menos importante- cuyo aporte calórico desea ser reducido al sustituir el azúcar».

La buena noticia es que hay algunos beneficios en el consumo de estos polialcoholes y no sólo es el hecho de saborear algo dulce sin que engorde mucho, sino que, tal y como explica Sánchez, el xilitol, por ejemplo, que es un edulcorante que se extrae de la madera del abedul, contribuye a la buena salud de nuestros dientes al combatir las caries y minimizar la adherencia de la placa bacteriana. De ahí que lo recomienden habitualmente los odontólogos para distintos tratamientos.