INVITACIÓN OFICIAL:

Únete al nuevo grupo oficial de Facebook de España Diario. Cotilleos, Actualidad y Entretenimiento. Pincha aquí y únete!

Alerta médica sobre el peligro del pollo: Cómo no lo debes comer

Un nuevo estudio concluye que comer esta ave rebozada o frita puede aumentar los riesgos para la salud
Imagen de un plato de pollo rebozado con salsa al lado
El pollo frito o rebozado es perjudicial para la salud, igual que la carne roja | España Diario

Un nuevo estudio realizado por la Northwestern Medicine and Corell Univesity de Estados Unidos ha alertado del peligro, no solo de comer carne roja, sino también de ingerir pollo. De esta manera, comer dos raciones de carne roja, carne procesada o pollo a la semana se relacionaría con un riesgo de enfermedad cardiovascular entre un 3% y un 7% superior. También supondría un 3% más de posibilidades de morir prematuramente por cualquier causa, menos en el caso del pollo. El estudio también aclara que el consumo de pescado no conllevaría ningún riesgo.

La investigadora Norrian Allen aclara que todo y que la diferencia es pequeña «vale la pena intentar reducir el consumo de carne roja y procesada como la mortadela, el salchichón y los fiambres» y recuerda que «el consumo de carne roja se ha asociado de forma consistente con otros problemas como el cáncer».

Un estudio con 30.000 personas

Para llegar a dicha conclusión se estudiaron a unas 30.000 personas con una media de edad de 53,7 años y de ambos sexos durante treinta años. En los resultados se vio un aumento del 4% del riesgo cardiovascular ligado al pollo, pero los propios autores del estudio admiten que los indicios muestran que el riesgo no es tanto consumir esta ave sino la forma de prepararla.

En concreto, el pollo frito o rebozado, que combinado con aceites de poca calidad hace aparecer las llamadas grasas ‘trans’, clasificadas por la OMS como uno de los peores riesgos sanitarios.

Desde el estudio concluyen que no se debe abusar de la proteína animal i, sobretodo, del uso de técnicas de cocinado como las antes nombradas. Por ello, recomiendan intensificar el consumo de pescado, marisco y las fuentes de proteínas vegetales como las nueces y las legumbres, parte fundamental de la dieta mediterránea.

 

 

Más notícias de la categoria Consumo



Comentarios

envía el comentario