Tres alimentos que estás poniendo en tu nevera esta cuarentena y te equivocas

Refrigerar algunos comestibles puede causar el empeoramiento de las propiedades que lo componen

carrito de supermercado
Tres alimentos que estás poniendo en tu nevera esta cuarentena y te equivocas | Pixabay

Muchas veces vas a hacer la compra a tu supermercado favorito y cuando llegas a casa metes unos alimentos específicos en la nevera. A lo mejor te hayas preguntado la razón de porque algunos van en la nevera y otros en la despensa o simplemente lo hagas por costumbre.

Con las prisas y las restricciones que te impiden estar mucho fuera de casa para evitar el contagio por coronavirus ya no piensas en si ese es el lugar que le corresponde a un alimento o no. Pero ¿sabías que hay algunos comestibles que pueden verse afectados por la climatología del frigorífico? Pues si y durante este confinamiento debemos cuidar de nuestros alimentos más que nunca, así que, aquí te explicaremos tres de ellos que nunca deberías colocar dentro y el lugar que verdaderamente les pertenece.

1 - Tomates

Hay una frase estrella que se puede escuchar en varias fruterías o en comidas familiares y es: ‘Los tomates ya no saben a nada’. Puede que así sea y que ese tomate no tenga el sabor de antes. Según el medio digital 'Uppers', uno de los responsables de que suceda esto es su lugar de almacenamiento.

Según un estudio realizado por la Universidad de Florida en 2016, ha declarado que, concretamente cuando se guardan los tomates en la nevera, estos sufren cambios irreversibles que afectan a su sabor, ya que, en su proyecto, después de mantener en frio durante siete días las hortalizas, los investigadores las calificaron como menos sabrosos y con menos olor.

2 - Chocolate

Uno de los alimentos que nos gusta más consumir y poner en la nevera para que no se derrita es el chocolate. Pero refrigerarlo no es un buen sistema. El maestro chocolatero David Pallàs ha declarado a Uppers que, como ya sabemos, el chocolate y el agua son incompatibles y que ubicarlo en la nevera, que tiene un sistema que condensa el agua y la cristaliza en la parte superior, no es la mejor opción, ya que haciendo eso las tabletas adquieren un color blanquecino.

Hay dos sitios donde deberíamos ubicar el chocolate. Uno de ellos seria en una despensa oscura y seca, dentro de una caja metálica o envuelto en papel albal para evitar que no absorba otros olores. Como segunda opción, podríamos ponerlo en nuestra boca, saborearlo y dejando que sus aromas se desprendieran y nos llenaran de satisfacción.

3 - Pan de molde

Un error inmenso, que comete mucha gente situada en las zonas de costa,  es poner en la nevera el pan del molde con el objetivo de alargar su vida y evitar que adquiera una textura correosa. El pan y la humedad nunca se han llevado bien, incluido el pan de molde. Guardarlo en la nevera lo único que propicia es que se estropee antes por el efecto del frío y la humedad y pierda sus características.

Cualquier tipo de pan debe almacenarse en el envoltorio de plástico, cerrado y en un lugar fresco, seco y oscuro. Sin embargo, aún se puede guardar en la nevera si se tiene la intención de tostarlo. En ese caso sí que puedes refrigerarlo, ya que el empeoramiento de la textura se verá compensado.


Comentarios

envía el comentario