ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

MINUTO A MINUTO

Priorizan la construcción de un túnel vertical para rescatar a Julen

RESCATE JULEN

El mal tiempo podría complicar el rescate | Se esperan lluvias a partir del sábado

El agua del grifo puede contener bacterias sino se conserva adecuadamente

El frío de la nevera no evita que puedan aparecer microorganismos
La temperatura es un factor clave en la conservación del agua del grifo | EspañaDiario

 

Cuando bebemos agua del grifo, nuestra mayor preocupación acostumbra a ser si esta tiene más o menos cal o productos químicos. En cambio, no tenemos en cuenta que según cuándo o cómo la embotellemos y guardemos, puede que acaben apareciendo bacterias perjudiciales para nuestra salud.

Los expertos recuerdan que por mucho tratamiento que reciba, el agua de grifo no es estéril y que, por tanto, puede contaminarse. Una primera recomendación muy básica es no mantenerla fuera de la nevera más de un día en verano y una semana en invierno.  

El frío del frigorífico ayuda a ralentizar la aparición de microorganismos pero no evita su aparición. Con el paso de los días, pero, el agua va perdiendo cloro, que actúa como desinfectante. Se recomienda mantener el agua de grifo embotellada o en una jarra un máximo de 10 o 15 días.

 

Mejor las botellas de cristal que las de plástico 

No solo la temperatura influye en el proceso de conservación del agua, dónde la guardemos también es fundamental. Pese a que es una práctica muy extendida, se debería evitar reutilizar las botellas de plástico que compramos en los supermercados, ya que el material químico con el que están hechas podría pasar, con el tiempo a cualquier líquido que contengan. 

Los expertos recomiendan guardarla en botellas de vidrio o de plástico duro y | Redes Sociales

 

Es mucho mejor optar por botellas o jarras de cristal o plástico duro que son mucho más eficaces para que no se acumulen microbios. El uso de estos recipientes no impide al 100% la aparición de bacterias. Es también necesario hacer un buen lavado, con agua caliente o jabón, una vez a la semana, sobretodo en la zona de salida del agua.  

Cuidado con como usas los filtros para jarras o grifos

Aunque son elementos que utilizamos para mejorar la calidad del agua que bebemos, tenemos que vigilar también el uso que hacemos de los filtros de jarras o los de ósmosis para los grifos.

Estos suelen venir con unas indicaciones marcadas por los fabricantes, sobretodo en cuanto a su duración. No seguir estos los consejos podría hacer contraproducente la inversión hecha para beber un agua mejor y libre de contaminantes.