Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Cinco detenidos, dos por un delito de estafa en Alicante y tres por diversos robos en Mallorca

Un padre y un hijo se gastaron en apuestas 50.000 euros de la familia de Alcoy para la que trabajan, mientras que el responsable de un almacén de bricolaje y otras dos personas han hurtado hasta 80 productos
La Policía Nacional ha detenido en Alcoy a un padre y un hijo por estafa | Europa Press

 

Cinco personas han sido detenidas en Alicante y Mallorca por dos delitos de estafa y de hurto.  Un padre y un hijo habrían gastado en apuestas 50.000 euros con las tarjetas de crédito de la familia para la que trabajaban en Alcoy. Tres personas, entre ellas el responsable del almacén, habrían robado hasta 80 objetos de una empresa de bricolaje mallorquina. 

Un padre y su hijo gastan en apuestas 50.000 euros de la familia para la que trabajaban

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Alcoy a un padre y su hijo que estafaron cerca de 50.000 euros a través de Internet, donde utilizaban las tarjetas de los propietarios de la vivienda donde trabajaban.

Los agentes de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Alcoy comenzaron sus investigaciones a raíz de diversas denuncias sobre uso fraudulento de tarjetas de crédito, las cuales eran todas de una misma familia, ha informado la Jefatura en un comunicado.

Las denuncias comenzaron en julio del año pasado, cuando a una familia de Alcoy le hicieron diferentes cargos en sus cuentas a través de una conocida web de casa de apuestas, por un valor cercano a los 20.000 euros.

Meses más tarde, volvieron a sufrir múltiples cargos procedentes de distintos pubs de la capital de la comarca del Alcoiá y un cargo cercano a los 20.000 euros en la misma página web.

Los investigadores centraron la investigación en el entorno próximo a la familia, debido a que a pesar de cambiar las tarjetas de crédito y aumentar la seguridad en sus operaciones, habían vuelto a sufrir otra estafa por Internet en escasos meses, y los cargos en los pubs eran de la misma localidad.

Siguiendo la huella digital de los cargos que se habían realizado, los agentes encargados de la investigación encontraron un rastro de los estafadores desde la página web de apuestas hasta un banco online para así dificultar el trabajo policial.

Con las diferentes indagaciones que se hicieron tanto en el entorno familiar como con el rastreo informático, la investigación se centró en dos de los trabajadores de la vivienda, sospechando los agentes que pudieran tratarse de los presuntos estafadores.

Los investigadores comprobaron que el modus operandi de éstos era utilizar las tarjetas de la familia cuando ellos no se percataran, con lo que suplantaban el estado civil y realizaban diversos cargos online en la web de apuestas para luego ir realizando transferencias a la cuenta del banco online, y de esta forma no ser detectados.

Los agentes procedieron a la detención de los dos trabajadores, resultando ser padre e hijo, acusados de cometer presuntamente delitos de usurpación de estado civil y estafa.

Los detenidos, de 20 y 51 años, fueron puestos a disposición del Juzgado en funciones de Guardia de Alcoi.

La Guardia Civil detiene a tres personas por hurtos en un almacén de Marratxí

La Guardia Civil ha detenido este sábado a tres personas como presuntos autores de un delito de hurto continuado de mercancías en un almacén de bricolaje del polígono de Marratxí y uno de los detenidos era el responsable del almacén central.

Según un comunicado, el propietario del almacén, supuestamente, burlaba el sistema de seguridad y se dedicaba «a sustraer todo tipo de efectos», como aires acondicionados, estufas, descalcificadores o muebles que, más tarde y junto con los otros dos detenidos, vendía a través de 'portales' en Internet.

La Guardia Civil ha recuperado «numerosos objetos» en el domicilio del principal sospechoso que estaban a la venta y que ya se han devuelto a la cadena de bricolaje.

La investigación continúa abierta para determinar la cantidad de efectos hurtados que ya se habían vendido. En este sentido, los investigadores calculan que los objetos sustraídos rondan los 80 aparatos entre electrodomésticos, herramientas y muebles.