El número de agresiones sexuales en grupo aumentan a raíz del caso de 'La Manada' en San Fermín

Varios grupos de jóvenes actúan de la misma manera desde que 'La Manada' se hizo mediática
El caso más mediático de los últimos años ha sido el de 'La Manada de San Fermín' | Telecinco

 

Los casos de agresiones sexuales registrados en España después de que se conociera el caso de ‘La Manada’ en San Fermín 2016. En el año 2018 se registraron un total de 20 casos de agresiones sexuales cometidas en grupo. En el año 2019, en su cuarto mes, se han registrado 14 casos.

La psicóloga Nieves Lara piensa que «la violación en grupo ha pasado a formar parte de un reto para esa noche de fiesta en la que salgo a ligar y tener relaciones sexuales, con o sin consentimiento».

Prácticamente el mismo 'modus operandi'

Uno de los últimos casos fue en Castellón de la Plana. Dos jóvenes menores de 14 y 17 años fueron presuntamente violadas por ocho jóvenes durante unes fiestas de la zona. Según un estudio del Instituto de Ciencias Forenses y de la Seguridad (ICFS) de la Universidad Autónoma de Madrid recoge que la gran mayoría de las agresiones sexuales en grupo se cometen en contextos festivos o de fin de semana.

Nieves Lara explica que «la violación en grupo ha pasado a formar parte de un juego, un reto para esa noche de fiesta en la que salgo a ligar y tener relaciones sexuales, con o sin consentimiento».

'Espejo Público' ofreció la declaración de una de las víctimas de Castellón   | Espejo Público

 

La menor de Castellón de 14 años contó que la apartaron de sus amigas y que la llevaron a un garaje: «me han arrastrado y me han quitado la ropa, eran muchos».

Lara señala que las violaciones en grupo «siempre han existido pero quizás a partir de este caso de San Fermín se hayan multiplicado los grupos de algunos chicos que quieren replicar lo que ellos hicieron, ya que no perciben que hubiera muchas consecuencias y puede que se hayan convertido en ‘un modelo a seguir’».

Aunque cabe destacar que no todos los expertos comparten la idea del ‘efecto llamada’. El profesor de psicología de la sexualidad de la Universidad del País Vasco, Javier Gómez Zapiain, no considera que exista ninguna evidencia científica para concluir que el ‘efecto llamada’ existe.

Por el contrario, el psiquiatra forense José Cabrera señala que cuando se actúa en grupo es más complicado para la justicia aplicar la pena, por lo que los sujetos se sienten «más acogidos».

¿Por qué se graban?

No fue la primera agresión sexual grupal que practicaron   | España Diario

 

Se considera que si la agresión sexual o el abuso puede ser una manera de mostrar la masculinidad, el hecho de grabarlo es «un elemento añadido de poder. No solo cometo el delito, sino que quiero que todo el mundo lo sepa y vea lo valiente que soy», explica Cabrera.

A su vez, la psicóloga Lara entiende que «la Red es el escaparate de la vida d muchos adolescentes y jóvenes. Su intención es mostrar lo que son capaces de hacer, que ‘los tienen bien puestos’ y esperan la admiración de muchos otros».

Entre los casos en los que los agresores graban la escena del delito encontramos a ‘La Manada de San Fermín’, ‘La Manada de Callosa’ y otros muchos más.

'La Manada de Alicante' actuó del mismo modo que los sevillanos y está formada por extranjeros   | Espejo Público

 

Si tenemos en cuenta las estadísticas registradas, encontramos que en las violaciones de carácter grupal hay más extranjeros que españoles, un 49% de las violaciones en grupo son llevadas a cabo por extranjeros, mientras que un 31% por españoles.

El doctor Cabrera explica que en muchas ocasiones los agresores provienen de culturas machistas, en las que «la mujer no vale nada».

A su vez, el psicólogo Gómez Zapiain entiende que el machismo como «un telón de fondo, hace que la referencia de masculinidad sea el ejercicio del poder sobre las mujeres, sometiéndolas e instrumentalizándolas. Personas con un yo débil pueden utilizar la agresión sexual como una forma de autoafirmación».

¿Dónde se encuentra la solución?

Lara afirma que «la sexualidad, la erótica, el placer….sigue siendo un tabú y la información que hay en la Red no es de calidad ni profesional, si no que sigue fomentando una sexualidad heterosexual, basada en la penetración vaginal como única vía para el disfrute de ellos y ellas, y focalizada en el placer de ellos».

La sexóloga continúa diciendo que «para atajar un problema de toda la sociedad hay que tener claro que hay un derecho a la educación integral y atención en sexualidad donde además de salud, se hable de emociones y habilidades sociales, que empiece desde la infancia y que esté atajada en bases machistas».

Gómez Zapiain añade que depende de la voluntad política: «Casi todas las leyes eductavias, lo contemplan pero no se aplican». Cree que se deberían ofrecer «espacios a los adolescentes y jóvenes dentro de los centros educativos en los que se les escuche, sin juzgarles, porque muchas veces sólo piden eso».