'Palabras del sol y la luna', las reflexiones de la presunta parricida de Godella

El dibujo va acompañado de una inquietante frase: «Nada tiene sentido, nada me importa. Todo es y está»
Durante sus primeras horas en la cárcel escribió la carta 'Palabras del sol y la luna' | Telecinco

 

Una semana después, todavía quedan muchas dudas por resolver sobre el asesinato de los dos hermanos que tuvo lugar en las inmediaciones de la casas de Godella, Valencia. Hace un par de días, la Guardia Civil localizó un objeto contundente que podría ser el que se utilizó para golpear en la cabeza de los dos pequeños de 3 años y de 5 meses. 

Aunque los dos padres se encuentran en prisión, se considera a la madre, María Gombau, como la presunta asesina del crimen de Godella. Durante sus primeras horas en la cárcel de Picassent, Gombau escribió una carta donde refleja todo una serie de pensamiento y reflexiones que podrían interpretarse como una posible confesión sobre los hechos ocurridos, según informa 'El programa de Ana Rosa' de Telecinco

 

'Palabras del sol y la luna'

La carta que ha escrito la presunta parricida de Godella explica los pasos que hay que segur para llegar al paraíso. En 'Palabras del sol y la luna' plasma sus perturbadoras reflexiones: «Los primeros en entrar son aquellos que cometieron el pecado, y se arrepintieron, de los últimos pasarán a los primeros». Y añade «unos nos manchamos para que otros sufran, con su sufrir encuentran la gracia de Dios y así, limpian a los primeros».

 

Entre todas las frases que arroja indica que «no existe bien, no existe mal y el centro dura un instante» y que finalmente «el juicio y el castigo se lo aflige uno mismo. Al perdonarse uno mismo a través del arrepentimiento sincero, despierta el corazón y con él late la infinita gracia divina».

 

La principal sospechosa del asesinato de los dos menores ha realizado un dibujo cargado de reflexiones | Telecinco
 

«Nada tiene sentido, nada me importa. Todo es y está»

Junto con la carta María también ha hecho un dibujo lleno de símbolos y palabras misteriosas. La principal sospechosa del asesinato de sus dos hijos ha dibujado un árbol, que simboliza la familia, acompañado de los nombres de sus dos hijos y del suyo y el de su pareja. El árbol presenta unas largas raíces a las que se refiere como «futuras raíces que tengo que hacer crecer».

El dibujo va acompañado de una inquietante frase: «Nada tiene sentido, nada me importa. Todo es y está». En el dibujo también se encuentra anotado: «Ni la vida» «Ni la muerte». Todo el conjunto se encuentra rodeado por una llama que simbolizaría la purificación.

Comentarios