Patricia Aguilar, rescatada de una secta en Perú: «Tengo pesadillas y ansiedad»

Ya han pasado ocho meses desde que volvió a España con su familia y su hija, fruto de su relación con el gurú sexual peruano o el «Príncipe de Gurdjieff»
Hace ocho meses que Patricia Aguilar, junto a su bebé, regresó a España junto a su verdadera familia | YouTube

 

Ya han pasado ocho meses desde que Patricia Aguilar volviera a España junto a su familia y bebé, tras haber sido manipulada por Félix Steven Manrique, conocido como «gurú sexual» y que la convenció de huir de casa en enero de 2017, tras ser captada por internet en 2015, e ir hasta Perú con él. Donde quedó embarazada, dio a luz sin asistencia médica y vivía sin agua, luz ni utensilios básicos, junto a otras cuatro mujeres, o «hermanas» de la secta, y siete niños nacidos de las violaciones del «Príncipe de Gurdjieff».

Esperando la condena del «gurú sexual peruano»

Ahora quedan pocas horas para saber qué condena le impone la sentencia a Manrique y la joven de Alicante ha escrito una extensa carta que han compartido en ‘El Programa de Ana Rosa’ de Telecinco en la que explica cómo se encuentra actualmente, tras tantos meses: «No voy a mentir, no todo está bien todavía».

«Espero y confío en que la justicia lo condene y evitar así que Steven vuelva a hacer daño a nadie. Volvería a las andadas porque no sabe vivir de otra cosa que no sea la estafa y el engaño. Sé lo que he vivido, lo que he visto y lo que hace... Y por eso creo que debería permanecer preso», ha explicado Patricia.

Patricia Aguilar, secuestrada por un presunto líder gnóstico, vivía junto a otras mujeres y sus hijos | España Diario

 

Patricia quiere que se conozca toda la verdad

La joven ha intentado recuperar su vida mientras ha estado durante estos ocho meses bajo el foco mediático, algo que al principio a Patricia le resultaba molesto, pues «necesitaba espacio y no le gustaba estar en el centro de las miradas de todo el mundo», pero que con el tiempo se ha acostumbrado.

«Ahora quiero que se conozca la verdad y no me importa que se hable del caso. Mi familia durante todo este tiempo ha estado en contacto con familiares con situaciones similares, con víctimas directas dentro falsos gurús. Espero que todo lo que ha pasado sirva para que cambien las cosas y se creen nuevas leyes que os protejan de situaciones como las que he vivido».

Su familia realmente se ha vuelto fundamental para ella, un gran apoyo tras la pesadilla, sin duda: «Estoy con mi familia, me encargo de mi hija, estudio y me queda poco tiempo para otras cosas. Intento leer, ir al cine en mis ratos libres. En definitiva, hago una vida lo más normal posible». Realmente cuando huyó de casa no era ella misma: «Asumí una realidad que era la de Steven y me manipulaba para ponerme en su contra, pero siempre les he querido y estoy mejor con ellos que nunca».

Noelia Bru, prima de Patricia Aguilar y portavoz de la familia, ha hablado con Ana Rosa Quintana | Telecinco

 

Patricia todavía tiene pesadillas y ansiedad

Sin embargo, a pesar de los meses que ya han pasado, no son suficientes: «No voy a mentir, no todo está bien todavía. Tengo pesadillas, algún episodio de ansiedad y a veces necesito asesoramiento de mi psicólogo para afrontar algunas situaciones». Aunque su bebé la ayuda mucho: «Es una niña alegre, siempre está sonriendo y empieza a decir sus primeras palabras. No podría vivir más sin ella, es el amor de mi vida».

Por su parte, Noelia Bru, prima de Patricia, ha estado hablando con Ana Rosa Quintana como portavoz de la familia: «Espero que Steven tenga la decencia de no contactar jamás con ella. Cuando fue rescatada pesaba 45 kilos y mide 1,67. Puso en riesgo su vida y la de su hija. Siempre decimos que está bien, pero después de lo que ha vivido pero tiene pesadillas, crisis de ansiedad severas...» y ha añadido: «Estamos nerviosos, confiamos en que la justicia haga un buen trabajo y la condena sea ejemplarizante».

Respecto a su prima ha explicado: «Patricia dejó a medias sus estudios, estaba haciendo bachillerato artístico. Ahora quiere hacer psicología para ayudar a la gente». Además: «Ahora habla abiertamente del tema, pero antes le costaba, tuvo que ir a terapia psicológica. Ella veía al consulado como auténticos demonios, pensaba que la iban a ingresar en un psiquiátrico y que la iban a separar de su hija. Nada de eso era verdad, pero Steven Manrique le comió la cabeza».

Comentarios